Cuidados de la piel del bebé

Cuidados de la piel del bebé

 

El baño

Se recomienda a los padres o encargados del cuidado del bebé que los baños se realicen diario, con jabón suave o syndet (sin detergente), sin tallar y con agua tibia.

En los recién nacidos se recomienda el agua a 36 ó 37 grados centígrados. Debe ser breve, evitar mantener al niño sumergido más de 15 minutos.

Hay que quitar el exceso de agua con la toalla y secar perfectamente los pliegues. Con la piel húmeda aplicar una crema humectante, blanca y sin aroma, preferentemente hipoalergénica.

El pañal

Hay que mantener especial cuidado en el área del pañal. Cambiarlo frecuentemente, pues la humedad y las heces son muy irritantes y ácidas. Evitemos el uso de toallas perfumadas, con desodorantes o alcohol; o utilizar toallitas húmedas hipoalergénicas. También, pueden recurrir a la limpieza con un algodón húmedo en cada cambio de pañal, secar suavemente y aplicar una pasta secante (óxido de zinc).

Ropa

Frenemos el exceso de ropa (sobre todo de lana, lykra o nylon), pues los bebés tienen trastornos de la sudoración que favorecen la aparición de salpullidos. Usar preferentemente ropa de algodón. Pañalero, mameluco y suéter ligero, además de su cobijita, es suficiente.

Dentición

La edad de la dentición (los primeros dientes) va acompañada de aumento en la producción de saliva, esto es muy irritante. El uso de baberos y chupones de hule o plástico no son recomendables. Podemos poner un babero o toallita de algodón para evitar que se humedezca la ropa.

El Sol

Tres minutos de baño de sol (la luz no debe dar directo a la cara), de preferencia a través de una ventana, son suficientes para fijar el calcio en los huesos. El filtro solar mayor del 30 y especial para niños es recomendable si tiene actividades al aire libre entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde. Pero lo mejor es no exponerse al sol por periodos prolongados.