Ahorro y financiamiento escolar

Ahorro y financiamiento escolar

 

 

 

En México 38% de los jóvenes que ingresan a una carrera universitaria no la concluyen, la principal razón es la falta de capital.

 

Por Lic. Eva Palestina Suárez*

 

En los casos donde el alumno se encuentra en edad de ingresar a la universidad y no se destino un ahorro de prevención para este fin, existen planes especiales de universidades como el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, Universidad Anáhuac México,  Universidad Latinoamericana, Universidad Justo Sierra, así como otras más, que ofrecen financiamiento para estudiantes sin recursos, con el fin de puedan estudiar una carrera universitaria, es importante tomar en cuenta que además de los requisitos que solicita cada Institución, el financiamiento resulta caro, se puede llegar a pagar más del doble del costo de la carrera, como lo demostró un ejercicio realizado por el Diario “El Economista” en enero de este año.

Por otro lado tenemos algunos problemas que afectan nuestra economía  para nuevas inversiones, como el cierre de  2011 que tuvo una tasa de desempleo en México del 4.5%, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI, altas tasas de interés y esto se traduce en un alto pago de intereses en los financiamientos.

De esta manera, podemos luchar toda nuestra vida por heredar a nuestros hijos un patrimonio, sin embargo en la actualidad,  la mejor herencia que podemos dar a nuestros hijos es una educación de calidad,  para  ello tenemos que generar un ahorro que garantice el pago de la educación profesional. En el mercado existen diferentes instrumentos y planes que nos apoyan a lograrlo, que pueden ir, desde una cuenta básica de ahorro (seguridad), inversión en pagarés, ahorro en fondos de inversión, hasta inversión de riesgo. También existen instrumentos llamados seguros educacionales que se pueden contratar en pesos, udis o dólares y no sólo nos ayudan en nuestro objetivo, sino que lo garantizan y protegen, para que el pago de la universidad no nos tome por sorpresa y que tampoco se tenga que hacer uso del patrimonio ya generado, aun cuando el padre sufra una invalidez por accidente o enfermedad y en el peor de los casos la muerte, siempre tendremos la seguridad de contar un capital para el pago de la universidad.
 
En la actualidad encontramos diferentes aseguradoras que nos ofrecen una variedad de opciones que podemos contratar, es importante tener claro algunos puntos, que nos servirán para obtener un plan de acuerdo a nuestras necesidades y capacidad de pago.
 
¿Cuál va a ser nuestro ahorro?  
Depende del plazo que tengo para formar  el ahorro, del plan para crear un ahorro constante, el costo de la carrera, la universidad a la que nos gustaría que fuera, todo esto nos permite visualizar hacia donde quiero llegar con el ahorro, esto va principalmente en función de nuestros ingresos, tenemos varios factores para determinar el monto del ahorro,  por lo regular se recomienda, destinar entre un 5% a 10% de nuestros ingresos familiares en planes de 13 a 23 años y de un 15% a  20%  para planes de 7 a 12 años. Recordemos que es un ahorro constante a mediano o largo plazo.
 
¿Cómo se determina el plazo del plan requerido?

Se determina por dos factores principales, la edad de nuestros hijos y el objetivo de plan, si el objetivo de nuestro plan es garantizar la universidad de nuestro hijo de 5 años y teniendo en cuenta que el promedio de  edad de ingreso a la universidad es de 18 años, el plan a contratar es de 13 años, en  el caso de que ya se tiene el plan que garantiza la universidad y lo que queremos es garantizar la continuidad de la preparación como diplomado, maestría o incluso un doctorado, siendo el promedio de edad 23 años al ingresar a la maestría, el plan para nuestro hijo de 5 años será de 18 años.

 

Existen otros puntos que tomar en cuenta, como el costo actual de las carreras universitarias, la posibilidad de que estudie en el extranjero, cosas tan simples pero no menos importantes como el costo de traslado (pasajes), alimentos, equipo de cómputo, así como accesorios, materiales y herramientas propias de cada carrera. Tomemos en cuenta que cuando una universidad nos da el costo de una carrera solo se considera la colegiatura y en algunos casos la inscripción, pero casi en ninguno nos da un estimado del gasto que se generara por el material que utilice.

¿Cuál es el mejor momento para contratar un plan educacional? Ya sabemos que los principales factores que determinan las características de un plan educacional, es la edad de nuestro hijo y nuestra capacidad de ahorro, pero no debemos olvidar que la edad del padre y su estado actual de salud, así como sus hábitos personales son factores que influyen tanto en el costo como en la posibilidad de ser candidatos para la aseguradora. Esto nos lleva a la conclusión de que cualquier momento es el ideal para contratar un plan educacional para nuestro hijo, siempre y cuando contemos con un buen estado de salud y sin olvidar que la edad de nuestro hijo determina el tiempo del ahorro, en resumen, si tienes hijos nunca es demasiado temprano para iniciar un fondo de ahorro para su educación.

¿Cuánto va a recibir mi hijo para su educación profesional?

Una de las grandes ventajas de este tipo de instrumentos es que la incertidumbre se queda a un lado, ya que desde un inicio sabes cuánto va a recibir tu hijo al termino del plan, si lo contrataste en pesos, tanto el ahorro que se va generando (prima) como el monto que va a recibir nuestro hijo (ahorro garantizado), se actualiza con la inflación, esto garantiza que tu dinero sigue manteniendo su poder adquisitivo, en el caso de Udis y Dólares,  en la prima como el ahorro es garantizado, se paga al tipo de cambio de la fecha de término del contrato. Además existen aseguradoras que ofrecen un fideicomiso para administrar el pago del ahorro garantizado, aun cuando  estés presente o no.

¿Qué aseguradoras ofrecen este tipo de planes?

En México hay  9 aseguradoras que manejan este tipo de planes a las que la CONDUSEF califica de 0 a 10 puntos, las mejores 5 calificadas en sus contratos y cumplimiento del mismo son, GNP 9.8, ATLAS 9.4, MAPFRE 9.1, AXA 8.2, INBURSA 7.8, información que se puede consultar a detalle en la página de la CONDUSEF http://portalif.condusef.gob.mx

¿Cómo funcionan estos planes?

La mayoría de estos planes garantizan y protegen la educación profesional de nuestros hijos de tres formas:

Ahorro garantizado. En el caso de que el padre o contratante falleciera o se invalidara las aseguradoras eximen del pago de ahorro (primas),  sin importar cuánto hayas ahorrado, tu hijo contara con el ahorro  contratado, que en un principio determinaste para él.

Protección por invalidez. Con esta protección la aseguradora en el momento de que se comprueba la invalidez total y permanente, te entrega la suma asegurada la cual se determina desde el momento de la contratación del plan.

Protección por fallecimiento. En el caso de que el padre o contratante falleciera, dejara a su hijo una suma asegura, determinada desde el momento de la contratación del plan.

Las protecciones arriba mencionadas, no están limitadas solo al uso de una de ellas, si no que en el peor de los escenarios se puede hacer uso de las tres en el mismo plan. Claro está, que el objetivo es que usted llegue junto a su hijo al término del plan.

En una ocasión  una mujer de 58 años que contrato un seguro educacional para su nieta de 5 años, comento “sé que con el plan que contrate para mi nieta, no le cubro la universidad, pero por lo menos tengo la seguridad que, en su etapa universitaria no dejara de asistir por falta de dinero para el transporte, aun cuando yo no esté”

Cuando uno como padre de familia contrata un plan educacional, es para generar un ahorro que se aplicará en la educación profesional de sus hijos, asegurando de este modo que ante un imprevisto, a falta de ingresos, tengan siempre los recursos suficientes para continuar financiando su educación, es posible que nuestro hijo tenga una beca universitaria del 30% o 50%, incluso al 100%, o que, aplace el ingreso a la universidad o decida no estudiar, o que sea padre a temprana edad, cualquiera que sea el motivo por el que no ocupe el ahorro garantizado para el pago de colegiatura, no se pierde, estos planes no están sujetos a convenios con instituciones educativas o  condiciones especiales como penalización, si no estudia o interrumpe los mismos, siempre está la garantía de que el dinero es suyo.

Recomendaciones para la contratación de un plan educacional.

  1. En cualquier caso y lo más recomendable es acercarse a un agente profesional de seguros, que nos asesore, oriente y aclare todas nuestras dudas.
  2. Asegúrate que la compañía esté debidamente registrada en la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).
  3. Al llenar la solicitud sé lo más sincero posible, pues si se encuentran falsas declaraciones u omisiones corres el riesgo que al momento de hacer efectivo el seguro no te lo paguen.
  4. Invierte en un seguro cuando tu hijo esté en la primera etapa de su vida, así no será tan alto el ahorro o prima.
  5. Investiga bien qué te ofrece el seguro, qué restricciones tiene y cómo se hace efectivo.
  6. Organiza bien tus finanzas, así no se verán afectados  otros gastos fijos.
  7. Pregunta  todo,  al acercarte con un agente profesional de seguros, no escatimes en preguntar,  por más obvia que parezca la repuesta, esto servirá para evitar situaciones como: “Yo creí que.”, “Yo pensaba.”, “Yo no sabía.”, “No me dijeron”

*Agente Profesional de Seguros, Cedula PASE6604186X0.

 

Información personalizada sin costo:

Oficina Central Atención a Clientes

México, D.F., Tel. 01 (55) 43985911

Mail: abesegurosyfianzas@hotmail.com

 

Oficina Guadalajara

Tel. 01 (33) 13777970