La dieta protege a los niños del asma

La dieta protege a los niños del asma

 
La dieta protege a los niños del asma
Un estudio realizado en nuestro país por el Instituto Nacional de Salud Pública señaló que la alimentación saludable y balanceada protege a los niños del asma y la rinitis alérgica. La alimentación materna durante el embarazo y la de los niños en sus primeros años de vida juega un papel importante en el riesgo de asma infantil.
En los pequeños, una mayor adherencia y seguimiento de una dieta correcta (con muchos vegetales, frutas, legumbres, pescado y cereales, pocos lácteos, carne, comida chatarra y grasa) está asociada con menos asma, sibilancias, rinitis alérgica, estornudos e irritación ocular, pues este tipo de alimentación es rica en antioxidantes que pueden proteger los pulmones y las vías aéreas del daño oxidativo. También tiene mucho pescado, que es una buena fuente de ácidos grasos omega-3, y pocos omega-6. La proporción de ácidos grasos omega 3 y 6 demuestra la disminución de los niveles perjudiciales de proteínas causantes de inflamación, que suelen aumentar en los pacientes con asma.

Fuente: Reuters Health. Septiembre 2008
   

No a fármacos para hiperactividad
De acuerdo con el Instituto Nacional para la Excelencia Clínica (NICE) del Reino Unido, los médicos deben evitar recetar medicamentos a los niños que sufren el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Es mejor que los menores con este trastorno reciban tratamiento psicológico, pues no se ha encontrado evidencia de que los fármacos sean efectivos, por el contrario, tienen efectos secundarios que incluyen nerviosismo, insomnio, pérdida de apetito y de peso. Algunos otros provocan náusea, mareo, fatiga y cambios de ánimo.
El TDAH es el trastorno de conducta más común en los niños. Se caracteriza por la incapacidad de concentrarse durante largos periodos, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas. Se calcula que afecta a entre el 5% y 10% de la población de niños y jóvenes en el mundo.
Estudios en el pasado han mostrado que los medicamentos se usan de forma “muy liberal” y como una “solución rápida” para calmar la hiperactividad en los niños. Ahora los expertos recomiendan que sólo deban usarse cuando se ha diagnosticado TDAH severo, o cuando otras opciones han fracasado, ya que el niño puede responder bien a otras estrategias y terapias.
Los maestros también pueden tener un efecto positivo si se les entrena para controlar mejor la conducta de los niños con TDAH en el salón de clases.
Fuente: BBC Mundo. Septiembre 2008


Bisfenol A, ¿perjudicial para la salud?
El bisfenol A (BPA) es un agente químico empleado en la elaboración de biberones, botellas de plástico y embalajes de alimentos sobre el cual existen estudios diversos que apoyan la tesis de que, en determinadas circunstancias, este producto químico puede resultar nocivo. Anteriormente parecía demostrado que altas concentraciones de bisfenol A en el organismo podría interferir en la función hepática, del páncreas, celular, la hormona tiroidea e incluso podría favorecer la obesidad.
El hecho de que la agencia estadounidense de alimentos y medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) indicara que el bisfenol-A no era peligroso para la salud humana (aunque dejaba la puerta abierta a nuevas investigaciones) fue muy criticado por parte de la comunidad científica. Muchas son las voces que apuntan a que la FDA y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que también señala que el producto no es perjudicial para las personas, han optado por hacer caso omiso de los estudios que alertan contra el peligro del bisfenol-A. Estos organismos afirman que las cantidades que pueden pasar al organismo humano, en especial al de los bebés, no alcanzan los niveles que pudieran ser considerados peligrosos.
Sin embargo, ante las dudas, siguen los estudios y las investigaciones al respecto. Ya hay algún país que ha tomado medidas frente a este probable efecto perjudicial: Canadá es el primer país que prohibirá la importación y venta de biberones fabricados con policarbonato plástico.

Fuente: FDA y Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Septiembre 2008


El pescado puede evitar el eccema infantil
El eczema es uno de los trastornos de la piel más frecuentes en la infancia. Un nuevo estudio se aproxima a este problema, a sus causas y factores de riesgo. Según publica la revista Archives of Disease in Childhood (Archivos de Enfermedades en la Infancia), una dieta que incluya pescado de manera temprana reduce el riesgo de que el niño desarrolle la dermatitis atópica, también llamada eczema.
De la investigación titulada: “Early introduction of fish decreases the risk of eczema in infants” (”La introducción temprana del pescado disminuye el riesgo de eczema en niños”), se desprende que la introducción de pescado en la dieta del bebé antes de los nueve meses de edad reduce la posibilidad hasta en 25 por ciento de los casos.
El estudio, llevado a cabo por científicos suecos, siguió un registro de la salud de los niños de 5.000 familias, y curiosamente también se halló que tener un ave mascota en casa reduce significativamente el riesgo de eczema.
Asimismo, el estudio confirma que el componente genético del trastorno es el más significativo. También señala que los padres deberían evitar el uso de jabones fuertes o detergentes en la piel de los niños en familias que están predispuestas a la enfermedad.
El eczema es una enfermedad cutánea que normalmente se presenta entre el 10 y 20 por ciento de los bebés o niños pequeños y puede durar hasta que alcanza la adolescencia o edad adulta.

Fuente: Archives of Disease in Childhood. Septiembre 2008


Fracaso escolar relacionado con problemas de visión
Además de otras dificultades que en la vida cotidiana presenta cualquier persona con problemas visuales, una buena parte de los casos de fracaso escolar son debidos a una deficiente visión de niños y niñas.
De un estudio realizado por el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas se desprende que 30 por ciento de los casos de fracaso escolar están relacionados con anomalías en la vista. Debido a que la información que se recibe en la escuela es esencialmente visual (y auditiva), la pérdida o distorsión de los mensajes dificulta la adquisición de conocimientos o la simple realización de actividades escolares. No ver bien la pizarra, los murales, los esquemas, los mapas, no poder leer, dibujar o escribir bien, la pérdida de detalles en la expresión gestual de compañeros o docentes, entre otros, puede frustrar la vida escolar de los pequeños.
En concreto, los ópticos están preocupados por el aumento del número de casos de miopía debido al esfuerzo que se dedica a las tareas de cerca como la escritura, lectura, el uso del ordenador y la televisión.
Hay algunas pistas que pueden alertar a padres y educadores sobre la probabilidad de que exista un problema visual: comezón en los ojos, lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz, cansancio posterior a una actividad visual, baja comprensión lectora, guardar una mala postura del cuerpo o de la cabeza, parpadear constantemente, frotarse los ojos, fruncir el ceño al leer o escribir. En cualquier caso, conviene no dejar de realizar las revisiones rutinarias, y acudir inmediatamente al especialista en caso de que se detecten alguno de esos síntomas.

Fuente: Reuters Health. Septiembre del 2008


Actividad física mejora la salud ósea de los niños
Para generar huesos fuertes, los niños y las niñas deben realizar al menos 25 minutos de ejercicio físico vigoroso por día, según demostró un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics.
La niñez y la adolescencia son momentos clave para construir la masa y la fortaleza ósea. Si bien el ejercicio es conocido por ayudar a las personas a acumular densidad ósea en sus primeros años de vida, la cantidad de actividad que necesitan los niños para una salud óptima de los huesos todavía se desconoce.
Para llevar a cabo el estudio se emplearon dispositivos llamados acelerómetros para medir objetivamente la intensidad y duración del ejercicio en 143 niñas y 150 varones que tenían en promedio 9.7 años. Para tener un panorama más detallado de la salud ósea de los niños, los investigadores evaluaron la fuerza del cuello femoral (la parte superior del fémur). Se demostró que los varones tenían cuellos femorales más fuertes que las niñas y que el tipo principal de actividad relacionado con la fortaleza del cuello del fémur es el ejercicio vigoroso.
Entre los niños, aquellos que realizaban más de 26 minutos de esta clase de actividad diariamente, tenían mejor fortaleza ósea que los chicos que hacían 12 minutos o menos de ese tipo de ejercicio diariamente. Entre las niñas, las que hacían al menos 25 minutos de ejercicio vigoroso tenían mejor contenido mineral óseo en el cuello del fémur que aquellas que realizaban ocho minutos de actividad por día o menos. El estudio concluyó: “La actividad física vigorosa de al menos 25 minutos diarios parece mejorar la salud ósea del cuello del fémur en los niños y niñas”.

Fuente: Reuters Health. Pediatrics. Septiembre del 2008