La ilusión y la Navidad en niños

La ilusión y la Navidad en niños

Psic. Fernanda Grageda Díaz

 

Sabemos que uno de los aspectos que caracterizan a los niños es su inalcanzable e inagotable imaginación. Constantemente fantasean acerca de distintos temas tratando de explicar lo que ocurre a su alrededor, su capacidad para inventar historias, situaciones y escenarios es envidiable.  Una vez los adultos tuvimos ese maravilloso don, mismo que fuimos perdiendo con la experiencia y el paso del tiempo. Por eso puede ser que a veces nos resulte difícil comprender y adentrarnos a este mundo con los niños, compartir ideas, inventos, crear mundos que no existen y hacer cualquier cosa realidad.

 

Esta característica de los niños, además se ser muy peculiar, es necesaria para su desarrollo ya que es en ese mundo alternativo que pueden crear lo que quieran, en él puede suceder lo que se les ocurra, pero sobre todo es un mundo que pueden controlar en su imaginación.

 

Al ser niños tienen muy poco control sobre lo que pasa en su vida, tienen que ir a la escuela, hacer la tarea, cumplir con las reglas, comportarse de una determinada manera, decir “por favor” y “gracias”, todo termina siendo impuesto por los grandes y además suele ser muy aburrido para ellos. Entonces los niños se ponen a jugar y en ese mundo de ilusión e imaginación construyen un mundo que ellos quieren y además en donde ellos mandan y no los adultos. Es en ese mundo donde pueden viajar a cualquier lugar, inventar mundos, monstruos, personajes, hacer lo que se les ocurra.

 

Por lo mismo es tan fácil que los niños tengan amigos imaginarios y que crean en personajes como el ratón o hada de los dientes, el conejo de Pascua, superhéroes, princesas, animales que hablan, Santa Claus, etc. Además, cuando se visten como cualquiera de éstos realmente sienten que son ellos y que pueden hacer lo que los personajes hacen en su fantasía.

 

Ver a los niños adentrarse en un juego y disfrutar cada cosa de él es un deleite, ver cómo se emocionan con cualquier cosa que parece insignificante pero que para ellos en ese momento es el mundo entero, su capacidad de construir proyectos, seguir creyendo en cosas, tener ilusión y deseo por lo que quieren es algo que debemos apreciar en ellos.

 

La Navidad es un momento en el que podemos observar y compartir con los niños todos estos aspectos tan maravillosos que tienen. Esta época del año empieza desde que las tiendas deciden que es tiempo de poner a la venta decoraciones navideñas, vemos árboles de Navidad, coronas, esferas, renos, nacimientos, Santa Clauses y toda clase de adornos que se puedan inventar. La música navideña llena las tiendas, las compras de regalos se pone en acción, el tráfico aumenta y los niños también se preparan, empiezan a hacer manualidades en su escuela para el próximo evento, ayudan a poner el árbol de Navidad, ayudan a envolver regalos, etc.

 

Así, nos vemos inmersos en lo que es la Navidad hoy en día, y los niños no son la excepción. Es un momento de muchos excesos, se consumen como en ningún momento de año cosas materiales y por lo mismo es importante que te detengas un momento a pensar cómo quieres vivir la Navidad,  y sobretodo como quieres que la vivan tus hijos. Lo que tú valores de esta festividad es probable que tus hijos lo hagan también. Las ilusiones, deseos y aspiraciones que tengas de esta fecha la contagiarás a tus pequeños.

 

Como habíamos dicho, la ilusión y la imaginación en el niño son elementos cruciales para su desarrollo y en la Navidad éstos se fomentan más. Los niños, saturados de productos, juguetes y toda una serie de cosas, empiezan a pensar qué es lo que quieren que Santa Claus, el niño Jesús o los Reyes Magos les traigan como regalo. Se imaginan cómo es que un señor viejo y panzón va a entrar a su casa con un trineo guiado por renos sin hacer ruido para no despertarlo, o cómo el niño Jesús se las va a arreglar para hacer juguetes y los Reyes Magos, que pasan desapercibidos con sus tres animales tan grandes.

 

Lo cierto es que su imaginación se echa a andar y ellos mismos se crean explicaciones acerca de estos personajes. De cómo es que pudieron supervisarlos todo el año verificando que se portaran bien, cómo fabricaron los juguetes, además de acordarse de cada niño y lo que pidió, en una sola noche logran entregar los regalos a todos y cada uno de los niños en el mundo.

 

Cada niño lo explica, lo entiende y lo vive a su manera, según su propia imaginación y de acuerdo a sus propios intereses. Algunos se preocupan por quedarse despiertos con el fin de ver a estos seres mágicos, otros dejan comida para los animales de los Reyes Magos y para su sorpresa comprueban al día siguiente que sí se comieron las galletas y la leche, otros niños mandan su carta con deseos al cielo con un globo esperando que Santa Claus la reciba y se preocupan para que no vaya a olvidar traerles lo que pidieron

 

Independientemente de la cantidad de cosas que los niños puedan imaginar, hay un interminable debate entre los papás al decidir si se fomenta esta fantasía en los niños o no. Algunos papás piensan que no es bueno crear estas fantasías en sus hijos y que ser cómplices de esto es equivalente a mentirles. Otros papás recuerdan cuando ellos eran pequeños y la inmensa ilusión que les daba recibir regalos de algunos de estos personajes, prefieren que sus hijos vivan con esa fantasía y que la disfruten como ellos tanto lo hicieron. Lo cierto es que esta tradición se ha mantenido durante muchos años, posiblemente esto tenga que ver con que los papás disfrutan tanto ver a sus hijos en la espera y al momento de abrir y disfrutar sus regalos que ellos mismos lo incitan y lo promueven.

 

Dicho lo anterior hay varios aspectos a considerar en las dos posiciones. Por un lado los niños están llenos de ilusión y es una parte importante en su desarrollo, está comprobado que las personas que tienen la capacidad de ilusionarse y esperanzarse en algo tienen más posibilidades de salir adelante en la vida. La ilusión motiva a hacer muchas cosas y creer en que puedes lograrlas, es un aspecto muy importante para el éxito en la vida. Tener la oportunidad de creer en Santa Claus, niño Dios o los Tres Reyes Magos puede promover aspectos buenos en el niño, así puede motivarse para portarse bien y cumplir con sus deberes, con la ilusión de que alguien lo está viendo. Pensar en los regalos que va a recibir como premio a esta buena conducta lo llena de alegría e ilusión.

 

Por otro lado, las fantasías en los niños son vividas como algo real, por lo mismo la desilusión cuando se enteran de la verdad puede ser dura y difícil. Sin embargo, habrá que evaluar si vale la pena tener esta desilusión por los años anteriores de ilusión, o si es mejor que los niños no la tengan y privarlos de vivir esta fantasía.

 

Estas son decisiones parentales que cada pareja toma según su experiencia y la manera en la que quieren educar a sus hijos. Y mientras es importante respetar lo que cada familia decide hacer, también es importante cuestionarse los motivos por lo que se está tomando determinada decisión, tener claros los por qués y para qués.

 

También es importante tener claro que no darles todos los juguetes que piden también es algo benéfico para el ellos, ya que de este modo pueden aprender a tolerar las frustraciones al no recibir todo lo que desean. Lograrán entonces apreciar lo que sí tienen y a valorarlo, de recibir todo lo que pidieron siempre querrán más y nunca será suficiente para ellos.

 

La ilusión de la Navidad en niños no se da únicamente en cosas materiales, tiene que ver con la esperanza, fantasía y anhelos que tienen relacionados a la festividad. Algunos niños pueden tener la ilusión de las vacaciones, de salir de viaje, de jugar con sus papás, de estar con su familia, de ver a personas que solo ven en esa época del año. Familiares viajan para reunirse unos días, acompañarse en estas fechas y disfrutar la convivencia entre todos. Hay personas que la viven desde un aspecto religioso y el significado que le dan a la Navidad es distinto. Lo que es cierto es que cada niño vive y disfruta la ilusión de la Navidad a su manera

 

 

DATOS DE AUTOR

 

Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:

México D.F. Teléfonos:   5553 3599 y 5286 6550. Email: spp@spm.org.mx Satélite. Teléfono: 5393 0007. Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024.