¿Cuándo visitar al ortopedista?

¿Cuándo visitar al ortopedista?

La primera valoración para determinar si existe un problema ortopédico en el bebé la debe dar el pediatra, y si se detecta alguna alteración, entonces se debe acudir de inmediato al ortopedista. 

 

La ortopedia es la rama de la medicina que se ocupa de las enfermedades, las lesiones y otros trastornos del sistema músculo-esqueléti- co. Este sistema está compuesto por los huesos, los músculos, los tendones, los ligamentos y los nervios del cuerpo.

La ortopedia pediátrica se especializa en el control y tratamiento de los trastornos músculo-esqueléticos que afectan únicamente a los niños; desde el na- cimiento hasta la adolescencia. Los niños no son adultos pequeños, y requieren un cuidado especial en el tratamiento de sus necesidades a lo largo de su crecimiento y desarrollo.

El primer diagnóstico lo puede dar el médico de nuestro hijo, pero es de suma importancia que si es detectado algún problema, acudas de inmediato con el especialista, a n de que sea tratado opor- tunamente. 

 

DETECCiÓN TEMPRANA

 

A medida que tu hijo va creciendo, el pe- diatra debe ir evaluando su desarrollo y cerciorarse que no existe ningún problema. En caso de encontrar alguna anomalía segu-

ramente te enviará al ortopedista para que sea él quien determine un tratamiento especializado. Si todo se encuentra bien, entonces se recomienda visitar al ortopedista a partir de los dos años de edad.

 LAS PATOLOGÍAS MÁS COMUNES

 Algunos de estos trastornos se corrigen sin tratamiento a medida que el niño va creciendo. Otros que persisten o se agravan pueden estar asociados a otros trastornos,

pero siempre debemos consultar al especialista. 

 

 EL PIE PLANO, EL TRANSTORNO MAS COMÚN

 

La mayoría de los bebés nacen con los pies planos, aumentando el arco de sus pies a medida que van creciendo. En algunos niños que nacen con pies planos propiamente dichos, el arco del pie nunca se acaba de desarrollar por completo. Lo primero que perciben los padres a menudo es que su hijo tiene lo que ellos describen como “tobillos débiles”. Los tobillos parecen torcerse hacia adentro debido a la forma de los pies.

Los pies planos no suelen representar ningún problema ni suponer ninguna discapacidad para un niño. Los pies planos no deben inter- ferir con la capacidad de un niño para practi- car deporte. Aunque algunos médicos a rman que los pies planos no deben ser motivo de preocupación, debemos llevar a nuestros hijos a una revisión, sobretodo si el trastorno resulta doloroso, seguramente, le recetaran usar planti- llas correctivas o apoyos especiales para el arco para que el niño los lleve dentro de los zapatos. 

 CAÍDAS FRECUENTES

Es normal que antes de los dos años se tropiece al caminar

y las caídas sean frecuentes, hasta que adquiere mayor ha- bilidad. Sin embargo, si después de esta edad el bebé sigue tropezándose continuamente o no se puede sostener bien, sigue caminando con las puntas de los pies hacia fuera o hacia dentro, se debe acudir al ortopedista. 

 SIGNOS BÁSICOS PARA IDENTIFICAR ALGÚN PROBLEMA EN EL NIÑO

  • No sostiene la cabeza después de los tres meses.

  • No puede sentarse antes de los 18 meses.

  • Tiene dos años y no camina.

  • Se cae frecuentemente después de los dos años.

  • Si presenta alguno de estos signos acudir al ortopedista de

    inmediato. 

Los zapatos, como escogerlos 

• La hora adecuada es por la tarde, ya que en ese momento, el pie está más dilatado.

• Cuando el bebé comienza a gatear, es importante que sean ligeros, con la suela blanda.

• Cuando le pruebes zapatos al bebé, ponle calcetas gruesas para que el zapato le ajuste bien.

 

• El pie del bebé debe quedar cómodo.
• Ponlo de pie y asegúrate de que no tenga molestias en la punta de los pies o le quede

 

 

apretado el zapato.
• Por lo menos 1.5 cms. de distancia debe existir

 

entre la punta de los dedos del pequeño y el borde

 

interior del zapato.
• Observa que el modelo sea hecho con materiales

 

transpirables, bien ventilados, para evitar la formación de hongos.

  • La suela debe ser antideslizante.

  • Nodebehaberespacioentreelarcoyelempeinedel

    pie del bebé; tampoco debe estar muy apretado.

  • Tomaencuentaquelosniñoscrecenrápidamente;es preciso, entonces, asegurarse constantemente de lo justo que pueden ir quedando los zapatos para evitar que esto deforme el pie y cause molestias. Una señal

    común es la di cultad a la hora de calzarlo.

  • Brinda a tu hijo pasos seguros desde que es bebé. Encontrar el zapato adecuado facilitará el desarrollo

    sano en el crecimiento de sus pies. 

o padecimiento ortopédico que se presenta cuando el pequeño nace, se llama congénito, no porque se herede, sino porque es una alteración de nacimiento, debido a la inmadurez del feto. 

 

Health System Virginia University. Asociación Mexicana de Ortopedistas. Dra. Irma Santillán Espinoza Ortopedista y Traumatólogo-Pediatra