La importancia de la actividad física

La importancia de la actividad física

La Actividad Física permite desarrollar habilidades de competencia recreativa en los niños y adolescentes, de manera que estos tengan los mecanismos para mantenerse activos durante toda su vida.

 

 

Hoy en día, la tecnología y las costumbres del hombre moderno juegan un papel importante a favor del sedentarismo, la obesidad y las enfermedades musculares y cardiovasculares, por lo que se hace necesario ofrecer una visión del impacto positivo que tiene la actividad física sobre los niños

La Educación Física se ha constituido como disciplina fundamental para la educación y formación integral del ser humano, especialmente si es implementada a temprana edad, pues posibilita en el niño desarrollar destrezas motoras, cognitivas y afectivas esenciales para su diario vivir y como proceso para su proyecto de vida. A través de la Educación Física, el niño expresa espontaneidad, fomenta su creatividad y, sobretodo, le permite conocerse, respetar y valorarse a sí mismo y a los demás. Por ello, es indispensable la variedad y vivencia de los diferentes aspectos del juego: lúdico, recreación y deporte, para implementarlas continuamente, ya sea en clase o mediante proyectos lúdico-pedagógicos.

 

A través de la clase de Educación Física los niños aprenden, ejecutan y crean nuevas formas de movimiento con la ayuda de diferentes actividades: lúdicas, recreativas y deportivas. En estas clases el niño puede desenvolverse, ser creativo y mostrar su espontaneidad como un ser que quiere descubrir muchas alternativas que pueden ser aplicables en un futuro en su vida social y que no se pueden lograr fácilmente en otras asignaturas del conocimiento. Una actividad física adecuada posibilitará desarrollar plenamente su actividad cotidiana, sin sufrir dolores de espalda mientras trabaja en la oficina, o un incesante cosquilleo en las piernas por problemas de circulación, o várices por estar mucho tiempo de pie.
En definitiva la importancia de la enseñanza de la Educación Física contribuye en la formación integral, es la base para que el niño despierte su motricidad e inteligencia y la adquisición de experiencias para el desarrollo del conocimiento; con la educación física se logra mejorar las relaciones interpersonales y de grupo.

 

 

Beneficios de la Educación Física

  • Es la única asignatura escolar que tiene por objeto el cuerpo, la actividad, el desarrollo físico y la salud.
  • Ayuda a familiarizarse con actividades corporales permitiendo desarrollar con ellas el interés necesario para el cuidado personal (salud), algo que es fundamental para llevar una vida sana en la edad adulta, al mismo tiempo comprende la importancia de la realización de ejercicio físico como medio de la prevención en el desarrollo de algunas enfermedades.
  • Ayuda a fortalecer el respeto por su cuerpo y por el de los demás.
  • Contribuye a fortalecer la autoestima y el respeto por sí mismos.
  • Desarrolla la conciencia social al prepararlos en situaciones de competición para enfrentarse a victorias y derrotas, así como para la colaboración y el espíritu de compañerismo.
  • Proporciona habilidades y conocimientos que podrán utilizarse más adelante en la vida laboral dentro del campo de los deportes, las actividades físicas, de recuperación y tiempo libre que están cada vez más en auge.
  • Es una de las pocas materias que se preocupa por el desarrollo integral de la persona ya que desarrolla las áreas, social, afectiva, psicomotora y cognitiva.

 

Además la Educación Física en la parte corporal hace hincapié en:

  • Formación de las habilidades motrices.
  • Posibilidad de ejercitar las habilidades bajo vigilancia y supervisión de un profesional.
  • Un mejor desarrollo de la agilidad y del bienestar corporal.
  • Todos los niños y adolescentes independientemente de sus capacidades deben desarrollarse y crecer físicamente.
  • Vivencia de una infancia plena, antes de entrar en la vida adulta.
  • Permite aprender más fácilmente por medio de la actividad física.
  • Dar un cause natural a la inclinación del niño por la actividad física.
  • Durante un día escolar es una de las pocas materias que permite satisfacer la necesidad de movimiento del pequeño.
  • El ejercicio fomenta la disciplina, la capacidad de concentración y una actitud participativa.
  • Una vida activa en la infancia afecta directamente y de manera positiva la salud en la edad adulta.
  • Está demostrado que en el niño la actividad física tiene efectos positivos contra el miedo y la depresión, favoreciendo la autoestima y el desarrollo de sus capacidades.
  • El ejercicio físico en el niño contribuye a los procesos de desarrollo y maduración de su potencial genético.
  • Es importante y necesario el movimiento cada 45 minutos en los escolares para activar la circulación, principalmente en pantorrillas muslos, caderas y rodillas.

 

El desarrollo físico en edades escolares

En resumen, se puede decir que el deporte escolar y la Educación Física son conceptos complementarios que contribuyen de diferente manera pero inseparablemente al arte de la Educación. Al no recibir el educando las bases y las destrezas básicas, así, como la motivación durante los programas de Educación Física, difícilmente podrá incorporarse al deporte escolar.

Es importante rescatar que, así, como la mayoría de la población joven es muy activa, también existe otro número considerable de personas jóvenes que no gustan de la práctica de actividades físicas. En los casos anteriores la Educación Física como parte de un programa obligatorio juega un papel preponderante, ya que allí el docente tiene la obligación de motivar al estudiante y cambiar la actitud negativa por una actitud positiva hacia la actividad física y su importancia.

 

¿Qué se busca con la Educación Física?

1. Satisfacer la necesidad de movimiento: moverse es vital para el niño, todo lo hace con movimiento. Será necesario encauzar ese movimiento en forma correcta para que canalice su energía de manera útil y provechosa, por ejemplo, transformar los movimientos que no coordina y sin sentido en movimientos coordinados y con un sentido dado.

2. Favorecer los cambios posturales que deben producirse: la estructura esquelética sufre importantes cambios (como la aparición y fijación de las curvas fisiológicas de la columna), tendientes a lograr una postura correcta; de igual manera surgen modificaciones en el aparato neuromuscular (músculos, ligamentos) que son indispensables para los cambios de postura.

3. Posibilitar la definición de la lateralidad: determinar si usa la mano derecha o izquierda, o la pierna derecha o izquierda, cual es su lado dominante. Será necesario brindarle la oportunidad de ejercitar su lado dominante, sin forzarlo ni limitarlo. De esta manera logrará seguridad.

4. Vivenciar hábitos, habilidades y destrezas, descubriendo sus posibilidades: el niño quiere y exige cosas, ha descubierto su yo, por lo tanto deberá fortalecerlo y, para esto, debemos brindarle actividades que le posibiliten ejercitarse en los hábitos, destrezas y todo lo que le proporcione satisfacción, le dé seguridad y lo haga feliz.

 

 Actividades físicas para el niño

 

- Formas básicas primarias: caminar, saltar, correr y sus combinaciones.
- Formas básicas secundarias: trepar, arrojar, recibir, empujar, hacer equilibrio, etcétera.
- Formas básicas con ayuda de elementos: individuales (bolsitas, aros, pelotas) o colectivos (soga).
- Con aparatos: para favorecer determinados movimientos (colchonetas, escaleras, barras de equilibrio, etcétera).
- Juegos respiratorios: destinados a una buena higiene de la respiración (inflar un globo, soplar velas, etcétera).
- Diálogo tónico: ejercicios destinados a sentir la contracción y relajación muscular (elevar un brazo, dejarlo caer, etcétera).
- Ejercicios construidos: movimientos globales para favorecer la formación corporal.

 

 

Algunas actividades por edades son:

 

3 años:
- Caminar libremente y, a una señal, sentarse en el suelo.
- Dar saltos con los pies juntos hacia adelante y hacia atrás.
- Caminar sobre una línea dibujada en el suelo, sin salirse de ella.
- Saltar en un pie.
- Caminar agachados, gatear, caminar salvando obstáculos, etcétera.

 

 

 

4 años:
- Caminar hacia atrás con manos y pies.
- Galopar libremente como caballitos, saltar como conejos.
- Caminar o correr llevando un elemento sobre la cabeza.
- Caminar haciendo equilibrio.
- Correr con variación de velocidad.
- Saltar abriendo y cerrando las piernas cada vez.

 

 

 

5 años:
- Alternar caminar, correr y galopar según marque el ritmo de la maraca o pandereta.
- Saltar elementos a distintas alturas.
- Desplazarse arrastrándose por el suelo como los reptiles y saltar obstáculos.
- Ejercicios construidos: acostados, “pedalear” en el aire; sentados, “pedalear” de a dos; sentados en parejas y enfrentados, hacer un puente con las piernas; parados, hacer un puente con las piernas abiertas y espiar hacia atrás, etcétera.

 

 

 

Fuentes:

·      Sánchez Bañuelos, Fernando. Didáctica de la Educación Física y el Deporte, Madrid, Gymnos, 1997.

  • Aznar, Oro Pilar et. al. La educación física en la educación infantil de 3 a 6 años, 2da. Ed., Barcelona, INDE, 1999
  • Le Boulch, Jean. La educación por el movimiento en la edad escolar, México, Paidós, 1998.
  • Lleixá, Arribas Teresa. Las habilidades motrices básicas, en La Educación Física de 3 a 8 años. (Segundo ciclo de Educación infantil y Ciclo inicial de Enseñanza primaria). 6ª Ed. Barcelona, Paidotribo.