¿Sabes qué son las enfermedades infecciosas?

¿Sabes qué son las enfermedades infecciosas?

 ¿Sabes qué son las enfermedades infecciosas?
 
Los microorganismos se encuentran por todas partes: en la tierra, en el agua dulce y salada, en el aire. Diariamente los comemos, bebemos y respiramos. No obstante, a pesar de su aparente presenciaabrumadora, rara vez invaden, se multiplican y producen infección en los seres humanos. De hecho, existen pocos microorganismos capaces de causar enfermedades.
Muchos de ellos viven sobre la piel, en la boca, en las vías respiratorias, en el intestino y en los genitales (particularmenteen la vagina).
Una persona sana vive en armonía con la flora microbiana normal, que se establece (coloniza) en determinadas zonas del cuerpo. Esta flora, que por lo general ocupa un lugar concreto, recibe el nombre de flora residente. En lugar de causar una enfermedad, esta flora suele proteger el cuerpo de los microorganismos que provocan enfermedades.
Si resulta alterada de alguna manera, rápidamente se recupera. En determinadascondiciones, los microorganismos que forman parte de la flora residente de una persona pueden provocar una enfermedad. Por lo tanto, las enfermedades infecciosasson, por lo general,provocadas por microorganismos que invaden el cuerpo y se multiplican. Tras la invasión, pueden suceder tres cosas: primero, que estos  microorganismos sigan multiplicándose y desborden las defensas humanas; en segundo lugar, se puede alcanzar un estado de equilibrio, desarrollándose una infección crónica; y en tercer lugar, la persona, con o sin tratamiento médico, consigue erradicar el microorganismo invasor. En general se puede establecer que las enfermedades infecciosas son todas aquellas que se producen por microorganismos patógenos potencialmente transmisibles, es decir, bacterias, virus, parásitos, hongos, y partículas que se conocen como priones (agentes infecciosos que causan patologías neurodegenerativas como la enfermedad de las vacas locas).

Clasificación infecciosa

Existen varias formas de identificar a las enfermedades infecciosas.
Uno puede ser por el agente que las ocasiona, entonces se habla de infecciones virales, bacterianas, parasitarias, micóticas y por priones; otra forma, es de acuerdo con la entidad nosológica, es decir, con la clasificación en enfermedades o trastornos, así se habla de infecciones de vías respiratorias, gastrointestinales, de vías urinarias, sistémicas, osteoarticulares, del sistema nervioso central; y, finalmente, otra forma va de acuerdo con la cronología con la que se presentan, entonces se habla de infecciones de presentación aguda, sub-aguda y crónica.

Signos y síntomas

Cuando el niño está enfermo, a veces los padres abusan y lo checan cada hora, pero cabe mencionar que los pequeños durante el día tienen un comportamiento que se llama ritmo circadiano, el cual nos permite saber que aproximadamente entre las 6:00 a.m. y las 6:00 p.m. la temperatura del niño se eleva en condiciones normales, es decir, puede subir hasta 1ºC de temperatura, pero si el niño maneja normalmente entre 37º ó 37.5 º de temperatura, y se toma la temperatura dentro de esos horarios, el pequeño puede llegar hasta 38º ó 38.5º, entonces con este parámetro no se habla de fiebre. Sin embargo, sobre todo la madre, debe tener contacto estrecho con su hijo, debe tocarlo, sentirlo y, finalmente, sabrá detectar cuando el niño tenga algo diferente a lo habitual y tenga la temperatura muy alta. El estado general, decaimiento, irritabilidad, algún dolor, llanto constante,  también son signos o señales de alarma. Ante esto se debe acudir al pediatra para que el niño reciba atención médica oportuna, detecte una posible infección y se evite alguna complicación.

Detección oportuna

Para diagnosticar una enfermedad infecciosa, lo más importante es el reconocimiento clínico. Ningún estudio sustituye o reemplaza la parte más importante que es el contacto y el reconocimiento directo del paciente. Una vez que se tiene al paciente se le explora de los pies a la cabeza, y se realiza un interrogatorio para tratar de identificar dónde está el problema, entonces como se dice coloquialmente, se le pone nombre y apellido a esa enfermedad infecciosa, si es que la hubiera. Los estudios de laboratorio se llevan a cabo cuando se quiere  establecer el tipo de agente infeccioso que está provocando la enfermedad. Para ello, existen estudios indirectos y directos.
Entre los indirectos están los estudios de sangre como la biometría hemática, donde se analiza cómo se comportan los glóbulos blancos y las plaquetas, lo cual permite detectar alguna probable infección de origen bacteriano o viral. Otro estudio más dirigido y específico es el inmunológico, en donde se piensa en una determinada bacteria. Peros, si se quiere saber cuál es el tipo de germen se realiza un exudado faríngeo, por ejemplo, y se manda cultivar en el laboratorio, todo depende de la parte donde se sospeche la posible infección. Con el estudio dirigido se puede identificar y determinar el tipo de infección. Al confirmarse el agente se establece un tratamiento a seguir para erradicar la enfermedad infecciosa y el germen.
De lo contrario, pueden presentarse complicaciones graves, todo depende de la infección, si no se trata a tiempo, por ejemplo un cuadro gripal, el mayor riesgo es una neumonía, y en el trayecto respiratorio puede presentarse una otitis o sinusitis. Pero, si se habla de una infección diarreica y no se atiende a tiempo la complicación más frecuente es la deshidratación, la cual puede llevar a la muerte, pero independientemente, una deshidratación severa puede dañar el riñón y condicionar una insuficiencia renal; por lo tanto, se pueden presentar una serie de complicaciones si alguna enfermedad infecciosa no se atiende a tiempo. Por lo tanto, la detección oportuna, y la revisión médica ayudan a prevenir.

Contra las infecciones

• Lo primero es saber que a los niños no se les puede meter en una caja de cristal, esto significa que no se les debe sobreproteger, pues esto al paso del tiempo los pone en riesgo de adquirir enfermedades que en ellos pueden ser potencialmente graves y mortales.
• Tomar en cuenta que las enfermedades que son preveniblespor vacunación se deben atacar, por lo tanto, es preciso cumplir con el sistema de la cartilla de vacunación, pues la protección que da es mucho más importante que el efecto secundario que pueda tener, entonces difícilmente algún niño puede fallecer por efecto de la vacuna.
• Lavarse las manos es otra medida preventiva. Antes se decía “antes y después de ir al baño”, ahora se sabe que no, el lavado de manos debe ser siempre después de tocar superficies potencialmente  contaminadas, antes consumir alimentos, llevarse las manos a la cara, etcétera.
• Si se estornuda o tose, cubrirse con la parte interna del codo. No hacerlo con las manos porque
el virus se deposita en ellas y contaminarán todo lo que se toque.
De esta manera se evita el transporte de los microorganismos por medio de las gotas de saliva, que pueden ser micro gotas y son las que realmente transportan el virus.
• En el caso de enfermedades como la Hepatitis A se recomienda no compartir utensilios al tomar los alimentos como el plato, la cuchara, el vaso, la taza, en general, los cubiertos de uso personal, así como desinfectar la taza del baño, pues el virus se transmite por ruta orofecal.
• Es importante el ejemplo de los padres, si los niños ven que ellos se lavan las manos, se cuidan y toman medidas de higiene, los pequeños lo aprenderán y éstos lo transmitirán a sus propios hijos. Hay que recordar que el niño aprende por imitación, y si imita, los buenos hábitos se le volverán una costumbre.
Si no se le enseña a lavarse los dientes, las manos, a bañarse, que sus hábitos de alimentación y de defecación sean en los lugares adecuados, no aprenderá y no lo llevará a cabo, en cambio si se le educa será un adolescente y un adulto sano.
• Generalmente una familia integrada va a dar como producto a un niño sano, ¿por qué?, porque son familias que al menor signo de alarma llevarán a su hijo a una revisión médica. Así, la salud del niño va a derivar de la salud del hogar; una familia sana va a derivar en un niño sano, física y mentalmente.
• Todos los niños se van a enfermar tarde o temprano, eso es innegable, pero finalmente es necesario llevar un control y chequeos periódicos con el pediatra para una detección oportuna.

Sabías que…

Dentro de las primeras cinco causas de enfermedades registradas epidemiológicamente en México, las infecciones respiratorias y diarreicas ocupan un lugar dentro de esas primeras cinco causas de consulta y de mortalidad.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido mediante algunos estudios bien sistematizados las proyecciones a futuro, el cual señala que todo el patrón epidemiológico tendrá una transición, en la que están emergiendo las no infecciosas o no transmisibles (enfermedades crónico degenerativas, tumores, y algunas otras), sin embargo, la neumonía sigue ocupando uno de los primeros lugares en las proyecciones a futuro.
Todo esto de acuerdo con un comportamiento demográfico que se relaciona también con los cambios en cuanto a los grupos de edad, por lo que se estima que en el 2030 México será un país de personas viejas, lo cual impacta a la población pediátrica.
Las enfermedades infecciosas son el primer motivo de visita al médico, y las causantes de ausentismo escolar. Por lo general, los lactantes son la población más susceptible.
Se prevé que, en 2030, las cuatro primeras causas de muerte en el mundo serán la cardiopatía isquémica, la enfermedad cerebrovascular (apoplejía), la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las infecciones de las vías respiratorias bajas (principalmente las neumonías). Aunque está previsto que las muertes debidas al VIH/SIDA disminuyan para 2030, este seguirá siendo la decima causa de muerte en el mundo. Se prevé que las defunciones debidas a otras enfermedades transmisibles desciendan a un ritmo mas rápido, la tuberculosis caerá hasta el vigésimo puesto de la lista y las enfermedades diarreicas lo harán al vigesimotercero.
 
Dr. José Fernando Huerta Romano*
* Especialista en Infectología Pediátrica.
Miembro de la Asociación Mexicana de Pediatría, A. C.
Profesor Titular de la Especialidad de Infectología,
adscrito al Servicio de Infectología Pediátrica del Centro Médico Nacional
“20 de Noviembre” del ISSSTE.
Maestría en Ciencias Microbiológicas. jhuerta_romano@hotmail.com