Los niños, el baile y la danza

Los niños, el baile y la danza

La danza y el baile son actividades que todos los pueblos del mundo realizan, para festejar, manifestar emociones, sentirse unidos y para divertirse. A los niños les ayuda como medio de expresión artística y física.

 

 


Por Griselda Vega Galindo

 

 

 

La danza para unos es un  medio de vida, para otros una forma de divertirse, para otros, el modo de expresar sus ideas, sentimientos, ante la divinidad o ante la comunidad. La Real Academia define danza como “baile, acción de bailar y sus mudanzas”. Y bailar por “hacer mudanzas con los pies, el cuerpo y los brazos en orden y al compás”. Por lo que, la danza se define entonces como la ejecución de movimientos acompañados con el cuerpo, los brazos y las piernas.

La danza puede incluir un vocabulario preestablecido de movimientos, como en el ballet y la danza folklórica, pueden utilizarse gestos simbólicos o efectuar determinadas acciones comunes como mímica, es decir, sin hablar, sólo con el lenguaje del cuerpo, un ejemplo de esta es la danza proveniente de lugares tan lejanos como China o Japón. Asimismo, la danza se manifiesta de diferentes maneras de acuerdo con el lugar de donde proviene, y es por eso que usualmente revelan mucho sobre su forma de vivir. 

 

Los tipos de danza

Existen tipos de baile que se han convertido en formales, con reglas y exigencias propias. Otros, por su parte, nacen como forma de expresión de las tradiciones populares y se transmiten en el corazón de su pueblo.

El ballet (danza clásica), la danza moderna, danza posmoderna (contemporánea) y jazz son parte de las danzas formales. También los bailes de salón (Tango, Chachachá, Charleston, etcétera) se encuentran reglados en la actualidad y se practican de forma profesional.

Además de estos tipos de danza, encontramos las danzas propias de cada región que pueden o no ser formales y son parte importante de la tradición del lugar. En este apartado encontramos danzas orientales (danza del vientre, Raks Baladi, etcétera), danzas chinas, teatro japonés (corte imperial), danzas étnicas como las africanas (Sunun, Kassa, etcétera) y brasileñas (foaxé, capoeira, samba, etcétera), danzas campesinas y religiosas, danzas españolas (flamenco, pasodoble, etcétera), folclore. Las características de algunas de los más conocidos son:

 

Pasodoble: como baile popular mediterráneo, el pasodoble español es sencillo y muy libre en sus figuras y variaciones. Se baila con naturalidad, sin movimientos demasiado bruscos. La perfecta coordinación y sincronización entre la pareja es la esencia del pasodoble. El hombre es el que lleva el ritmo y marca los pasos. La mujer sólo tiene que caminar al son de la música, mientras sigue las indicaciones de su compañero. Si se tiene una buena base técnica a la hora de bailar el pasodoble, es fácil para el hombre llevar a cualquier mujer que sepa bailar, y resulta sencillo para la mujer seguir sin ninguna dificultad a hombres que bailen con pasos y figuras diferentes, siempre que estos los marquen bien. 
La base del pasodoble consiste en caminar, tomados en la posición de baile, con el pie derecho del hombre entre los pies de la mujer. Los pasos deben ser muy cortos, empezando el hombre con el pie izquierdo y la mujer con el derecho. En un principio, la dirección será sólo hacia adelante y hacia atrás. Si hombre y mujer se coordinan bien, podrán seguir cualquier dirección en la pista, siempre que sepan esquivar a las otras parejas gracias a un sentido de la circulación general.

 

Tango: una de las características que mejor definen al Tango es su coreografía. El baile es una de las expresiones más importantes que tiene el tango; y su belleza visual ilustra el espíritu de la música.

En cada compás siempre se mueve un pie, o sea, si en un compás se desplaza un pie, en el siguiente deberá desplazarse el otro; se asemeja a caminar. El “firulete” se refiere a los pasos que la pareja realiza como muestra de destreza para adornar el baile y seducir; es el detalle que transforma el tango en un vistoso espectáculo. Es importante diferenciar el baile coreográfico del improvisado. En el primero, prima la habilidad de los bailarines que danzan en la búsqueda de un espectáculo. En el improvisado los bailarines no obedecen al resultado de ensayos previos sino que tienen a la improvisación como protagonista.

El tango es un baile que no puede realizarse de forma individual; la mujer seduce y el hombre conduce. Es el hombre el que cobija a la mujer y la sostiene, la dama se desenvuelve en todo el baile bajo el amparo del mismo, rompiendo el equilibrio para recostarse sobre su pecho. 

Danza clásica o ballet: es el nombre específico que se le da a una forma concreta de danza y su técnica. Según las épocas, los países o las corrientes, el espectáculo coreográfico puede incluir: danza, mímica y música (de orquesta y coral), decorados y maquinaria. La técnica de esta danza tiene una dificultad importante, ya que requiere una concentración para dominar todo el cuerpo, añadiendo además un entrenamiento en flexibilidad, coordinación y ritmo musical. Lo habitual, aunque no obligatorio, es que se aprenda con una edad temprana, para interiorizar y automatizar movimientos y pasos técnicos. Para el calentamiento se utiliza una zapatilla de tela (o piel) con suela partida o completa, muy blanda y fácilmente adaptable. Cuando la experiencia, la condición física y la fuerza del bailarín ya lo requieren, se comienza el entrenamiento con las puntas de ballet. El vestuario debe ser cómodo y, sobre todo, debe dejar marcado el cuerpo para poder corregir y ver los movimientos de cuerpo, brazos y piernas.

Danza árabe: combina elementos tradicionales de Oriente Medio junto con otros del Norte de África. Los movimientos son principalmente de cadera. Según los diferentes países árabes se le conoce con diferentes nombres y los estilos también varían. Esta danza no es fácil: hay que empezar aprendiendo las posturas básicas a las que se van añadiendo combinaciones de movimientos de cadera, hombros, brazos, muñecas y vueltas. No está indicada para personas que quieran hacer ejercicio rápido y energético.

Afro contemporáneo: se basa en la búsqueda del equilibrio entre las danzas de origen africano con elementos de técnicas de danzas más modernas. Activa la concentración, equilibrio y elasticidad a través de ejercicios en el suelo y en la barra. Su principal objetivo es el trabajo del torso y el fortalecimiento de brazos y piernas. En este baile se utilizan coreografías propias de las danzas africanas. Es muy energético.

Capoeira: nació en Brasil y es un arte marcial en forma de danza y, también, una forma de expresión. Es una combinación de saltos y patadas que se ambientan con música y cantos.

 

¿Qué beneficios le otorga al niño?

Las danzas del mundo son una actividad que se puede implantar como educación física en la escuela, pues además de ser una expresión corporal, brinda al niño los siguientes beneficios:

  • Le ayuda a conocer otras culturas de manera dinámica. Aquellos niños que crecen aprendiendo danza, adquieren un conocimiento y una cultura general más amplia respecto de la media habitual. Eso les hace también poseedores de una sensibilidad más fina, especialmente en lo vinculado a su percepción sobre artes plásticas, música, teatro, etcétera.
  • Bailar o danzar incrementa la elasticidad del pequeño, mejora su fuerza y le otorga mayor capacidad de movimiento a su cuerpo.
  • Además de ser una buena opción para reducir el estrés y superar la timidez, el baile estimula la circulación sanguínea y mejora la flexibilidad y la resistencia.

·      Entre otros aspectos, cabe señalar que la práctica de la danza, contribuye a una correcta postura corporal desde la primera infancia. Esto es notorio a medida que crecen, sus posturas serán correctas y aspectos como el equilibrio, los tendrán más dominados que lo habitual.

  • Se mejora la psicomotricidad en general. Como valor agregado, es notoria la oportunidad de desarrollar su creatividad e imaginación y en el caso de danzas grupales, es una excelente oportunidad de practicar el trabajo en equipo, socializar y hacer amigos.
  • Los niños adquieren facultades para tomar decisiones, tener seguridad e independencia.
  • Es para chicos y chicas.

 

Después de los seis años de edad, la danza es una excelente opción que puede practicar el niño, en este caso, el profesor  es quién debe tener la capacidad de optar por alguna danza, según las aptitudes, edad e intereses del pequeño.

Los más pequeños disfrutan con el ballet y la danza contemporánea: las clases de baile para niños se plantean más como un instrumento pedagógico (desarrollan la memoria, el oído musical y la expresión corporal). Para ellos, bailar es una forma amena de mejorar el equilibrio, la interrelación y el sentido del ritmo.

 

Expresión corporal y mental

Además de proporcionar placer físico, la danza tiene efectos psicológicos, ya que a través de ella los sentimientos y las ideas se pueden expresar y comunicar. El compartir el ritmo y los movimientos puede conseguir que un grupo se sienta unido.

En particular a los niños les ayuda a:

·      Mejorar las relaciones personales, pues es una excelente forma de superar la soledad y la timidez.

·      Reducir el estrés: favorece la relajación y libera tensiones.

·      Potenciar la autoestima: reduce la ansiedad y la depresión, ayuda a expresar las emociones y canalizar la adrenalina. Bailar levanta el ánimo.

·      Fortalecer la confianza: favorece la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento.

·      Es divertido: además de todos los beneficios físicos y mentales expuestos, lo mejor del baile es la diversión. Es prácticamente imposible bailar sin sonreír. La música consigue que se expresen los sentimientos y proporciona una alegría duradera.

Así, la danza como método pedagógico, les permite a los niños desarrollar el oído musical, el sentido del ritmo, la memoria y la expresión corporal.

 

Bibliografía:

-       MARTÍN, J., y SÁNCHEZ, J. (2002). “Bailes del mundo, una propuesta de bailes populares para educación primaria”. Paidotribo, Barcelona.

-       RODRÍGUEZ, B. “Danzas del mundo”. Disponible en web:

http://danzasdelmundo.wordpress.com

-       ZAMORA, A. (2001). “Danzas del mundo”. CCS, Madrid.

-       ZAMORA, A. (2005). “Danzas del mundo, vol.2”. CCS, Madrid.

-       ZAMORA, A. “Danzas del mundo”. Disponible en web: http://angelzamora.net