Restaurando los dientes de leche

Restaurando los dientes de leche

La mayoría de los niños tiene todos los dientes antes de cumplir tres años, se les llaman dientes primarios y son 20 en total. También se llaman a menudo dientes de leche, los cuales, gracias a la endodoncia, pueden restaurarse si se llegan a dañar.

 

 

Dra. Amelia Escudero Rodríguez*

 

 

Los tratamientos para las caries se distinguen según el grado de desarrollo de la caries. Es así que se distingue la caries superficial de la caries profunda. La superficial es la etapa indolora de la enfermedad, cuando están afectados el esmalte o la dentina superficial. Para tratar la pieza afectada se elimina el tejido enfermo (caries) y se coloca una obturación (resinas compuestas).

La caries profunda implica un compromiso más importante de la pieza, ya que se ven afectados la pulpa o nervio. En este caso el  dentista evaluará dos opciones. La primera es la del tratamiento de conductos (endodoncia). Este tratamiento consiste en la extirpación de la pulpa o nervio, en la posterior limpieza del tejido afectado, y la obturación del conducto tratado con materiales de endodoncia. Si esta opción no es viable, se extrae la pieza.

El tratamiento de endodoncia se hace a cualquier edad. En los niños, si la raíz no terminó de formarse, se hace un tratamiento previo para completar la punta.

¿Se hace en dientes de leche? Sí, a veces, y con técnicas especiales a cargo del especialista en odontopediatría o del dentista que atienda niños. ¿Los dientes de leche también pueden ser tratados por caries?

 

Pueden y deben ser tratados en caso de presentarla. De lo contrario, 
facilitaría la aparición de diversas patologías, así como halitosis
(mal aliento) e infecciones que comprometerían al diente definitivo.

 

 

La endodoncia y los dientes de leche

La endodoncia se puede aplicar en los niños cuando presentan caries muy avanzadas en los dientes de leche. Recordemos que el nervio del diente como comúnmente se le conoce, no sólo es un nervio que da un estimulo de calor o frío, sino que va más allá. Es un complejo de arterias, venas y nervios, entre otros elementos. Por ser precisamente un complejo va  a aportar al diente varias funciones, entre ellas y, una de las más importantes, es la de nutrir y proteger al diente, por ello es importante restaurarlo, y la endodoncia es una buena alternativa.

Este tratamiento es totalmente inofensivo, y es muy similar al de un adulto, sólo que en este caso lo tiene que tratar el odontopediatra o el odontólogo que maneje este tipo de procedimientos. La única contradicción sería si el niño presenta alergias a algunos de los medicamentos que se usan de manera local, por eso es importante mantener al odontopediatra informado de esto.

 

Tratamiento de los dientes dañados

Para el tratamiento de un diente de leche que ya tuvo un tratamiento de endodoncia existen varias opciones, y la decisión del odontopediatra o del odontólogo se basará en lo que es mejor para conservar el diente en una boca sana, y que la restauración le ofrezca una protección al diente hasta que venga el permanente a sustituirlo. Para tomar esta decisión nos basamos en el tiempo en que todavía se va a mantener ese diente en la boca, es decir, el diente que estamos restaurando, ya que no es lo mismo restaurar un diente de enfrente que uno de atrás; también influye el tipo de endodoncia que requirió el diente (de los cuales ya hablamos anteriormente en otra cápsula). Además, la restauración primordialmente debe ofrecer durabilidad, después que este estable en la boca y, finalmente, tenga un buen sellado para evitar que este en riesgo de volver a sufrir una reinfección por el filtrado de la comida.

El tratamiento de mejor elección, y el que le va a ofrecer mejor durabilidad son las comúnmente conocidas como “coronitas”, éstas son de aleaciones de metal no dañinas para la salud del niño y se pegan al diente por medio de un cemento, como el que se usa para colocar cualquier restauración fija de un adulto. La gran ventaja es que éstas ofrecen mejor estabilidad y sellado para proteger al diente y así evitar reinfecciones. La gran desventaja es que son totalmente antiestéticas.

Sin embargo, hay muchos padres que se preocupan por la estética del niño, sobre todo, cuando se trata de los dientes de enfrente, para ello existe una alternativa, son las coronas totalmente estéticas, quedan del mismo color del diente, pueden ofrecer la misma durabilidad y un buen sellado como las de metal, pero condicionado a que el niño debe tener excelentes cuidados de higiene, de lo contrario será contraproducente porque el filtrado de comida se hará presente y esto facilita una reinfección. La desventaja de éstas es que no se pueden usar en las muelas, precisamente porque se usan para masticar la comida y si requieren de una mejor estabilidad. Incluso actualmente, no se cuenta con opciones estéticas para las muelas de leche.

Por último, hay una opción mejor para los dientes de enfrente, ya que aminora tanto la preocupación de los padres por la estética como para el odontólogo por los requisitos que debe llevar. Se trata de unas coronas que son del mismo metal ya mencionado, pero con un frente estético, es decir, por la parte de atrás del diente (que no se muestra al hablar) lleva la parte de metal, y por la parte de enfrente, es del color del diente.

 

¿Influye lo complejo del procedimiento en el tipo de restauración?

No, básicamente es el mismo procedimiento para realizar cualquiera de las tres. Se realiza en la consulta la adaptación de la corona y el pegado, no es necesario mandar algo al laboratorio, el mismo odontólogo realizará la adaptación, ya que se venden prefabricadas.

Como padres, aunque estemos preocupados por la estética de nuestro hijo, es importante confiar en la decisión del odontólogo al elegir el tipo de corona, aunque a veces se tenga que sacrificar la estética. Independientemente de cuál se elija, hay que enfatizar la buena higiene que se debe tener en este tipo de restauraciones: una buena técnica de cepillado y asegurarse que no quede nada de restos de alimentos pegado en la orilla de la corona hacia la encía.

 

DATOS DE AUTOR:

* Especialista en Odontopediatría y Ortodoncia. Miembro del Colegio Nacional de Cirujanos Dentistas y de la Word Federation of Orthodontist. Tel.: 5671 0447