Futbol americano

Futbol americano

 

Los niños deben practicar algún deporte. Los expertos recomiendan que los niños hagan 60 minutos de ejercicio moderado todos los días. Algunas actividades pueden ser: practicar deportes organizados como el balompié, el baloncesto y ¿por qué no? el fútbol americano.

 

El fútbol americano es un deporte de conjunto conocido por mezclar complejas estrategias y un juego físico muy intenso. Nació hace más de 100 años en los Estados Unidos. Es uno de los deportes de impacto más competitivos del mundo donde el jugador requiere de una gran disciplina, entre- namiento físico y preparación mental. La mayor manifestación competitiva y mediática de este deporte se da en la National Football League (NFL), la liga de fútbol americano profesional de Estados Unidos.

El fútbol americano es el resultado de divergencias del rugby, principalmente por los cambios en las reglas instituidos por Wal- ter Camp, quien es considerado el “padre del fútbol americano”. La palabra football, del inglés foot (‘pie’) y ball (‘balón’), puede parecer un nombre extraño para este deporte puesto que el balón se desplaza casi siempre con las manos y muy ocasionalmente se usa el pie. La razón por la que lleva este nombre es que desciende en línea directa del football rugby, que a su vez tiene un origen común con el deporte conocido comúnmente como fútbol (salvo en Estados Unidos, Canadá y algunos países más, donde se denomina soccer). La práctica del rugby se propagó en Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX. Algunas mo- dalidades del football rugby jugado en territorio estadounidense adoptaron unas reglas específicas que acabaron confluyendo y configurando el football actual.

Las reglas del juego

El fútbol americano se juega en un campo que mide 57 yardas de ancho y 120 de largo. De las cuales 20 (10 en cada extremo), están -destinadas a las “End zones” o “zonas de marca”. Una yarda equivale a 0,914 metros. Las End Zones están delimitadas por la línea de gol y la línea final.

Cada equipo tendrá en el campo 11 jugadores. El equipo que tenga la pelota será el “ataque”, mientras que el otro se llamará “defensa”.
El objetivo del juego es cruzar con el peculiar balón controlando la línea de gol contraria. El equipo que lo consiga, obtendrá un “touchdown” y sumará seis puntos.

El equipo que ha marcado un touchdown tendrá una jugada adicional, a tres yardas de la línea de gol enemiga, en la cual podrá anotar un extra point (1 punto), mediante un chut (lanzamiento potente del balón con el pie) entre los palos de la portería contraria o un extra game (2 puntos), si se realiza una jugada que cruza de nuevo la línea de gol del equipo defensor.

Hay otras dos maneras de anotar:
Field goal (5 puntos): se consigue con un chut entre los palos de la portería contraria realizado en cualquier momento del partido. Safety (2 puntos): lo obtiene la defensa cuando placa a un jugador del equipo atacante dentro de la end zone de este último.

Duración de los partidos

El partido se divide en cuatro periodos o cuartos de 15 minutos de tiempo efectivo cada uno. Al terminar el segundo cuarto se llegará a la mitad del partido y los dos equipos descansarán durante 20 minutos, mientras que al finalizar el primero y el tercer cuarto, los dos conjuntos únicamente cambiarán de campo.

En el fútbol americano hay dos tipos de jugadas: kick offs y downs.
Un kick off se hace muy pocas veces en los partidos, solamente al inicio del encuentro, al comienzo de la segunda parte y después de una anotación. En un Kick off un equipo chutará la pelota y el otro, después de atraparla, avanzará con ella hasta que el jugador que lleva el balón sea placado o salga del campo.

Un down, es el otro tipo de jugada, se llevará a cabo en el 95 por ciento de las ocasiones, un down se iniciará con un “snap” y concluirá cuando el jugador que lleve la pelota sea derribado o salga del campo.

Un snap, es la entrega de la pelota hacia atrás por parte de un atacante a un compañero, la cual se realiza únicamente al inicio de una jugada.

Para avanzar con la pelota, el ataque dispondrá de cuatro downs para recorrer 10 yardas. Estas 10 yardas estarán señaladas por una cadena que se colocará en la banda opuesta a la tribuna principal del estadio.

Si el ataque, en cualquiera de los 4 downs, cruza o llega al extremo final de la cadena, obtendrá un nuevo primer down, es decir,

cuatro oportunidades más de recorrer 10 yardas. De no conseguirlo el balón pasará a poder del otro equipo.
Cuando el ataque piense que es ya muy difícil obtener el primer down, se realizará un chut, denominado punt, mediante el cual entregará la pelota al otro equipo, logrando que este empiece el ataque desde una posición más retrasada.

Es muy importante destacar un down la línea de scrimmage, línea imaginaria que irá de banda a banda del campo y que pasará sobre el punto en el que está colocada la pelota antes de iniciarse la jugada. La línea de scrimmage es importante, ya que será utilizada como punto de referencia, pues en muchas ocasiones las armas del ataque son el pase y la carrera.

Carreras y pases

1. Carreras:
Hand off: Es la entrega de la pelota mano a mano de un atacante a otro (normalmente del Quaterback a un Running Back).
Pitch: Lanzamiento del balón hacia atrás o lateralmente. Igualmente que el Quaterback al corredor.
Pase: Será toda acción de lanzar la pelota hacia delante, sólo se podrá realizar un pase por down, y además el balón deberá ser lanzado detrás de la línea de scrimmage.

2. Pases:
Pase completo: Un atacante atrapa la pelota.
Pase incompleto: Cuando la pelota toca al suelo o sale del campo antes de que cualquier jugador pueda atraparla.
Pase interceptado: Un jugador de la defensa atrapa la pelota, con lo cual su equipo pasará al ataque.
En una jugada de carrera el atacante puede perder el balón si es víctima de un fumble, es decir, si se le cae la pelota a un jugador del ataque y esta es recuperada por la defensa.
Las jugadas de defensa son conservadoras, mientras que las de pase son tan arriesgadas como devastadoras y para muchos representan el espectáculo en el fútbol americano. De todas formas, el éxito en el ataque radica en realizar la jugada que el contrario no espera, engañando a la defensa.

Disciplina y carácter

Deporte de constante contacto físico, es considerado por muchos padres de familia como no apto para sus hijos, apreciación que es respetable e igualmente discutible. Quienes son responsables del entrenamiento, a quienes técnicamente se les llama coaches, de categorías infantiles (entre 8 y 15 años de edad), enfatizan su labor en enseñar a los chicos los aspectos tácticos, de estrategia y los fundamentos del futbol americano, lo cual se complementa con ejercicios que ayuden al desarrollo de la coordinación motriz. A corto plazo, los niños aprenden a sociabilizar para conjuntar un equipo, teniendo como base la disciplina.

En tanto, en la categoría juvenil (entre 16 y 18 años) se perfilan los atletas que van a destacar o se van a estancar. Es en estas edades cuando la musculatura empieza a

desarrollarse, por lo cual se hace mucho más énfasis en la preparación física, como el trabajo de pesas con ejercicios que no hagan presión sobre su columna vertebral, y llevando a cabo rutinas en las cuales se ejerciten los cuatro grupos musculares de mayor tamaño: piernas, espalda, pecho y abdomen.

Por supuesto que se ahonda en los aspectos táctico y técnico, así como en la mentalidad competitiva, al tiempo que se hace trabajo aeróbico, es decir, ejercicios que requieran gran cantidad de oxígeno (más del que somos capaces de respirar), como correr a baja y alta velocidad, complementado con el anaeróbico, como levantar pesas o ejercicios de fortaleza muscular.

Entre 18 y 24 años se juegan las categorías intermedia y mayor, siguiendo

un programa de acondicionamiento físico elaborado por profesionales de esta disciplina y entrenadores especializados, pues de no cuidar este aspecto se presentarán lesiones frecuentes y graves. El objetivo es desarrollar futbolistas con masa muscular, fuerza, resistencia física y velocidad, con mentalidad 100% competitiva.

Por último, lo más indicado es que el fútbol americano se practique con todo tipo el equipo de protección (cascos, hombreras, coderas, rodilleras y protector bucal, principalmente); sin embargo, son miles quienes juegan en la calle, improvisando utilería, medidas reglamentarias e incluso al balón, debido simplemente a la sensación de la adrenalina al tope por ser partícipe de un juego que combina contacto físico con agilidad mental.

 

Más confianza y autoestima

Cualquier deporte que se practique ofrece a los niños qué hacer en el tiempo libre, pero además enriquecen su vida y favorecen su desarrollo integral. En este caso, el fútbol americano ayuda a los niños a mejorar su estado físico y autoestima, a mantenerlos seguros y protegerlos de conductas negativas e inseguras.

Aprenden a respetar a los demás, a trabajar en equipo, sobrellevar cualquier tipo de circunstancia y saber levantarse de las derrotas, luchar contra la adversidad. A veces las cosas que les pasan en la vida también pueden pasar en el americano, como perder, buscar ser ganador, pero no siempre ganar.

En el intento, los enseñas a que salgan a ganar pero también que estén conscientes de que el ganar no lo es todo, es dejar el 100 por ciento del esfuerzo en el campo y si no es suficiente pues ni modo, deben estar satisfechos con lo que hicieron.

En general, cualquier tipo de deporte genera confianza y mejora la autoestima de los niños sin embargo, es muy

importante no herir sus sentimientos y saber cómo hablar con ellos. Por ejemplo, si se va a regañar un niño porque hizo mal las cosas o le salió algo mal, se le debe decir de la manera que no hiera su autoestima, porque una mala experiencia los puede dejar marcados de por vida y no van a querer regresar.

El fútbol americano, también ayuda académicamente a los niños y los hacen responsables de sus deberes y obligaciones. En el fútbol se les enseña que deben cumplir con sus obligaciones escolares, organizar el tiempo y hacer sus tareas si no, no pueden entrenar y esto los motiva a realizarlo, para poder seguir jugando y pasar tiempo con sus amigos.

En resumen, a través de la formación que se les da a los niños desarrolla liderazgo y ser los mejores en todos los ámbitos. Esto les favorece para entrar a la universidad. El deporte es un simulacro de la vida, “dan golpes, te caes y te levantas, las experiencias que se generan ayudan a los niños a ser más fuertes para afrontar sus dificultades”.

Fuente: Federación Mexicana de Fútbol Americano, A. C. www.fmfamericano.com