¿Adiós a los dientes de leche fuera de tiempo?

¿Adiós a los dientes de leche fuera de tiempo?

Aunque los dientes primarios (de leche) eventualmente se mudan, ellos reservan el espacio para los dientes permanentes, así si un diente primario se pierde demasiado temprano el nuevo diente puede tener obstáculos para crecer. Entérate. 

 

Dra. Amelia Escudero Rodríguez y Dra. Dalia Sardaneta Escudero*

 

 

A lo largo de nuestra práctica hemos notado que los padres de familia no están informados acerca de qué sucedería si se pierde un diente de leche en un periodo muy temprano al que el permanente debe aparecer. Incluso en pláticas entre amigos o reuniones familiares, con frecuencia nos realizan esta pregunta. He observado que se tiene la idea que debido a que son dientes de leche no es de gran relevancia la pérdida temprana de éstos porque en realidad no afecta a corto plazo, excepto cuando se trata de algún diente de enfrente y entonces a los padres les preocupa la estética del niño, y en otros pocos casos, también les preocupan los cambios en la pronunciación de algunas palabras.

 

¿Por qué se puede perder un diente de leche antes de tiempo?

Ya sea por algún accidente en donde se expulso por completo el diente o la muela. En otros casos, porque se ha indicado la extracción, ya sea por alguna fractura muy extensa o una caries que haya destruido gran parte de la pieza en donde ya no se pueda colocarle algún empaste o restauración.

 

¿Por qué es importante conservar ese espacio?

Antes que nada se debe consultar con el odontólogo u odontopediatra, ya que si aún falta mucho tiempo para la aparición del permanente, los  dientes vecinos (ya sea el que le sigue o con el que mastica del lado opuesto) en un periodo de mediano plazo comienzan a moverse cerrando ese espacio con la finalidad de encontrar un tope final, lo cual puede llegar a afectar a largo plazo en:

1.   El espacio que está destinado para el tamaño del permanente. Hay que recordar que los dientes permanentes son más grandes que los de leche.

2.   Al cerrarse el espacio, los dientes que se movieron a un lugar que no les correspondía provocarán una desarmonía en la mordida general del niño, lo cual afectará que ya se presenten problemas de espacio cuando aparezcan los permanentes.

3.   Cuando el diente permanente comienza a salir en el lugar que le corresponde, su guía es precisamente el diente temporal que le precede (el diente de leche). Por ejemplo, un diente central de leche es el precursor del central permanente, así que un canino (colmillo) no puede guiar a un central.

4.   Haciendo referencia a lo anterior, también se pueden presentar cambios importantes en el tamaño del ancho de los huesos y, como consecuencia, los dientes ya no tendrán el mismo espacio para salir, lo que conlleva a muy mala posición de éstos.

5.   Si el niño ya presenta una herencia familiar en donde siempre ha habido historial de muy mala posición de dientes, conllevará a que salgan más amontonados los dientes permanentes.

6.   En algunos casos, el permanente sale por el paladar o en la parte de abajo muy por detrás de los otros.

7.   En el caso de los dientes de enfrente, aparte de la estética, también llega a afectar en la pronunciación de algunas palabras, ya que la lengua se apoya de los dientes superiores para pronunciar palabras como  la “s” o la “d”.

 

 

DATOS DE AUTOR:

* Especialistas en Odontopediatría y Ortodoncia. Miembros del Colegio Nacional de Cirujanos Dentistas y de la Word Federation of Orthodontist. Tel.: 5671 0447