¿Sabes qué es el rotavirus?

¿Sabes qué es el rotavirus?

Miles de casos de diarrea provocada por rotavirus se presentan en niños, si son atendidos adecuada y oportunamente puede llevarlos a la muerte.

Dr. José Luis Arredondo García*

En todo momento los padres deben estar atentos a episodios de vómito, diarrea y fiebre en niños pequeños, ya que puede tratarse de rotavirus, una de las enfermedades más comunes que actualmente afecta a la población infantil.

La palabra rotavirus proviene de la raíz latina “rota” por rueda como en “rotación”, y se le da este nombre por la apariencia característica de las partículas virales al ser examinadas con el microscopio.  Se trata de una enfermedad infecciosa que provoca en los niños cuadros de diarrea abundante.  Actualmente, gracias a un mejor control del agua potable y a mayores medidas de higiene en la población, la diarrea ocasionada por parásitos y bacterias ha disminuido, pero no ha ocurrido así con la producida por rotavirus, principalmente en épocas de frío.  Esto se debe a que afecta las células epiteliales del intestino delgado, lo que origina gastroenteritis, la cual si no se atiende a tiempo puede ocasionar deshidratación en el pequeño, hasta su hospitalización e incluso su fallecimiento.  El virus se adquiere básicamente por vía oral, aunque algunos investigadores no descartan las vías respiratorias.  Este virus entra directamente al tubo digestivo y se ubica en las células epiteliales del intestino, produciendo una inflamación en el mismo que impide la adecuada absorción de los alimentos y el agua, lo que provoca, a su vez, un cuadro de diarrea.

¿Cómo se transmite?

Es altamente contagioso y después de 18 a 24 horas de la infección, se desarrollan síntomas. La principal transmisión se debe a que el virus entra por la boca al cuerpo, por mala higiene de las manos antes de comer, lo que se conoce como transmisión fecal-oral. Además, el virus se encuentra en grandes cantidades en las haces (materia fecal) de las personas infectadas, por ello es importante lavarse las manos antes y después de ir al baño, ya que se requiere poca cantidad del virus por varios días.

El virus se presenta con picos estacionales que varían en distintos países. En México tiende a presentarse en el periodo de octubre hasta febrero, pero en enero se presenta de manera más frecuente.

Diarrea y vómito

La característica principal del rotavirus es la presencia de diarrea y vómito, que fácilmente se pueden confundir con cuadros de diarrea originados por bacterias o parásitos; no obstante, los casos clínicos de rotavirus son cuadros agudos con fiebre muy alta y evacuaciones abundantes, ocasionando que los niños se deshidraten rápidamente. Además el estado general de los niños se ve afectado, lo que origina que lloren con frecuencia y se manifiesten irritables.  En casos extremos pueden tener deshidratación severa.

Si dicha deshidratación no es atendida a tiempo y de manera adecuada,  recomienda acudir de inmediato con el médico, evitar la automedicación y administración de antidiarreicos, a menos que sea bajo prescripción médica, así como suspender la alimentación hasta que la fase aguda de la infección haya pasado.

¿Cómo actúa el virus?

Produce diarrea por muchas causas, algunas no son bien conocidas, pero en general destruye el enterocito (células intestinales), produciendo la pérdida de sustancias necesarias para la absorción de sodio y agua. También, hay disminución en la absorción de proteínas, grasas y carbohidratos.  La muerte de pequeñas zonas del intestino produce un aumento de sustancias tóxicas, provocando más daño al intestino, lo que produce aumento en el movimiento intestinal y provoca una mala absorción de los alimentos.

Control adecuado

Para indicar un tratamiento es necesario un diagnóstico previo. Para ello se lleva a cabo un examen de heces a través de una prueba de laboratorio de tipo inmunológico llamada ELISA, con la que se identifican las partículas virales. Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento consiste en:

Controlar la fiebre.
Hidratar con pequeñas cantidades de suero oral.
Consumir leche sin lactosa, gelatina, pan tostado, manzana, pera, verduras y pollo.
Evitar alimentos grasosos e irritantes.
Evitar los ayunos.

Si no hay un tratamiento adecuado el niño puede caer en un estado de choque, baja su volumen circulante de líquidos, pierde potasio y sodio, se altera su frecuencia cardiaca y su tono muscular, provocando con ello una insuficiencia cardiaca que puede llevarlo a la muerte.

Una vacuna, la solución

La prevención inicial está dada por las medidas generales de higiene personal y ambiente. La prevención específica consiste en la vacunación, la medida más eficaz para prevenir la enfermedad y la muerte.

La vacuna es un antígeno que semeja al virus, pero no produce la enfermedad, esto provoca que las células formen anticuerpos contra el rotavirus, impidiendo que los virus se instalen en el epitelio y vellosidades intestinales.  La vacuna consiste en tres dosis que se aplican a los dos, cuatro y seis meses de edad con lo que se protege por arriba del 90 por ciento del riesgo de infección por rotavirus.

Si no se vacuna, el riesgo de enfermarse está latente.  Los niños menores de cinco años son los más vulnerables porque son muy susceptibles a la pérdida de líquidos, de ahí que se recomiende la vacunación durante el primer año de vida.

¿Qué hacer con el rotavirus?

No suspender la alimentación y mantenerla de manera habitual. En niños menores de seis meses de edad se debe continuar su alimentación al seno materno.
Aumentar la ingesta de líquidos de uso regular en el hogar.
Administrar “Vida suero oral”
Un niño deshidratado puede tener graves complicaciones en poco tiempo si no es atendido rápidamente, por lo tanto una consulta a tiempo puede ser decisiva.

Medidas de higiene

Evitar contacto con enfermos.
Evitar la ingesta de alimentos contaminados.
Utilizar agua potable.
Lavarse las manos antes de comer, después de ir a l baño, de cambiar al bebé de pañal, así como antes de preparar alimentos.
Vacunar a sus hijos durante el primer año de vida.
Mantener limpia la casa y vigilar el buen manejo de los desechos.
Evitar la exposición de los lactantes y los niños de corta edad de las personas con gastroenteritis aguda dentro de la familia y en lugares como guarderías, jardines de niños u hospitales.
Las personas que cuidan enfermos, principalmente a lactantes deben lavarse las manos con frecuencia.

Sabías que…

… la infección por rotavirus se transmite muy fácilmente?
… el rotavirus puede sobrevivir durante semanas en juguetes y otras superficies dentro del hogar o la guardería?
… la mayoría de las personas se infectan por contacto mano-boca después de tocar una superficie contaminada?
… desafortunadamente, lavarse las manos y mantener el hogar limpio no protegen al bebé del rotavirus?
… debido a que éste es altamente contagioso y difícil de eliminar, más del 95% de los niños se infecta al llegar a los tres a cinco años de edad?
… el rotavirus es la principal causa de enfermedad diarreica y deshidratación en niños pequeños?
… se presenta en todo el mundo y afecta entre el 90 y 100% de la población menor de cinco años?
… debido a que no existe un tratamiento antiviral disponible contra el rotavirus, la única forma de disminuir a morbilidad y mortalidad provocada por este virus, es la prevención por medio de la aplicación de vacunas?

Algunas cifras

En los últimos 20 años la mortalidad por diarrea en México ha disminuido drásticamente gracias a la implementación de diversas medidas, por ejemplo la instalación de drenaje y agua potable.  Estas medidas han logrado disminuir las diarreas durante el verano, producidas por bacterias pero no con las diarreas que se presentan durante el invierno, las cuales se deben al rotavirus.  Cifras de la OMS (Organización Mundial de la Salud) revelan que la infección por rotavirus causa la muerte de más de 600 millones de niños al año en el mundo.

Por ello, la importancia de la aplicación de la vacuna.  Estimaciones realizadas por organismos internacionales indican que la infección por rotavirus es un problema considerable de salud pública.  De acuerdo al Centro Nacional de Enfermedades de la Infancia y la Adolescencia, en México 2000 niños por diarreas cada año, 40% de los cuales son por rotavirus, es decir, 800 casos. Asimismo, el costo promedio por episodio de rotavirus en el país es de aproximadamente 1,200 pesos, además de una importante afectación emocional para los padres, ya que el virus puede mantener enfermo al pequeño por más de siete días consecutivos, presentando hasta 30 evacuaciones por día.

La disponibilidad de la vacuna pentavalente contra rotavirus en nuestro país, luego de la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos y de la Secretaría de Salud, representa la posibilidad de reducir de manera considerable el número de casos y costos asociados con el rotavirus en México.  Sin embargo, lo más importante, es que permite reducir el número de muertes que este virus causa cada año.

DATOS DE AUTOR

*Profesor de Infectología, UNAM. Jefe de la Unidad de Apoyo a la Investigación Clínica, Instituto Nacional de Pediatría. Investigador Nacional Nivel I del Sistema Nacional de Investigadores. Coordinador de la Unidad Operativa del Programa de Maestría y Doctorado en Ciencias Médicas, Odontológicas y de la Salud, UNAM.