El papel de la mamá en la dinámica familiar

El papel de la mamá en la dinámica familiar

Por lo general, la mamá es la figura que mantiene unida a la familia, ya que establece una relación única con sus hijos desde el momento en que nacen y procura integrar a todos los miembros de la familia con su amor, dedicación y entrega.

 

Por Paola Pérez Castro*

 

El papel de la mujer ha cobrado fuerza en todos los ámbitos de la vida, sin embargo su rol más importante es el de madre, ya que es la única capaz de dar vida a otro ser humano y entregarle su amor incondicional, incluso antes de conocerlo.

 

La mamá es el pilar de la familia y su eje fundamental, ya que de ella depende en gran medida, el adecuado desarrollo de los hijos, desde el momento de la concepción.

 

Los primeros años, la presencia y los cuidados de la mamá

son indispensables para el bebé.

 

Convertirse en mamá es una gran responsabilidad e implica grandes sacrificios, porque tendrá que desempeñar distintos roles para lograr que la familia funcione sin contratiempos.

 

Las mamás son las que más se preocupan por construir una familia estable, integrada y feliz, que le proporcioné a sus hijos todo lo que necesitan para desarrollar sus capacidades en un ambiente tranquilo y agradable.

 

Una familia integrada brinda a sus miembros estabilidad

en todos los aspectos de la vida, desde el económico hasta el emocional.

 

Aunque el papá juega un papel vital en la dinámica familiar, es la mamá la que le da sustento y se convierte en un elemento de cohesión indispensable para construir una familia armoniosa. Las mamás siempre se preocupan por construir y reforzar los lazos familiares, para transmitirles valores fundamentales a los hijos y asegurarse de que crezcan y se desarrollen adecuadamente en todos los sentidos.

 

La relación madre-hijo: los primeros años

 

Al momento de nacer, los bebés dependen cien por ciento de los cuidados de su mamá, quien es la fuente de satisfacción de todas sus necesidades, tanto físicas como emocionales. Es ella quien los alimenta, los sostiene y les da la estabilidad y seguridad, que más adelante les permitirán alcanzar su independencia.

Con el tiempo, se establece una relación de convivencia que necesita el apoyo del papá para afianzar los vínculos familiares.

 

El sano desarrollo físico, mental y emocional de niño, 
depende de la calidad de las relaciones afectivas que establezca.

 

Conforme el niño va creciendo, se va separando de su mamá y empieza a construir su propia identidad, pero seguirá respondiendo ante los estímulos que le proporcione. Si hace algo y obtiene una reacción positiva, lo incorporará a su vida y a su personalidad. Por esta razón es importante entender la influencia que tienen las madres sobre sus hijos.

De la mamá depende, en gran medida, que su pequeño crezca aprendiendo valores y virtudes que le permitan relacionarse sanamente, primero con su familia y después con  la sociedad.

Pero tampoco se trata de caer en los extremos y pretender ser una súper mamá. Lo más recomendable es que la pareja se involucre desde los primeros meses en la crianza de los hijos. La participación activa del papá en la relación familiar, es un gran apoyo para lograr constituir una familia funcional y unida.

 

Recuerda que formar una familia requiere paciencia, 
esfuerzo y trabajo en equipo.

 

 

Función de la familia, ¿qué esperar?

 

La familia está conformada por un grupo de personas que comparten algún tipo de parentesco y constituye la unidad básica sobre la que está construida la sociedad. Sus principales funciones son:

 

§  Preservar la vida.

§  Satisfacer las necesidades elementales: alimentación, techo, vestido.

§  Brindar protección y amor.

§  Dar estabilidad emocional y económica.

§  Asegurar el bienestar.

§  Velar por la salud y la seguridad.

 

En la familia los niños aprenden desde pequeños hábitos de conducta, sentimientos, valores y conductas, que sentarán las bases para su vida adulta. Podemos decir que la familia es la primera escuela, donde aprendemos a preocuparnos por los demás y la importancia de ayudar a nuestros semejantes, lo que es indispensable para formar una familia integrada y armónica.

 

Hay situaciones que pueden poner en peligro la unidad familiar, pero también hay muchas actividades que la favorecen, lo importante es saber que esta es una labor de todos los días y que se necesita la participación de todos para alcanzar el éxito.

 

Las discusiones: un obstáculo para la integración

 

Discutir enfrente de tus hijos puede afectar la dinámica familiar. Aquí encontrarás algunos tips para manejar estas circunstancias:

 

§  Procura discutir en privado. No se trata de ocultarte de tus hijos, si no de evitarles momentos incómodos, sobre todo cuando son pequeños y no entienden qué es lo que pasa. Las peleas de los padres pueden afectar la autoestima de los niños y ocasionarles problemas para relacionarse.

 

§  Evita los gritos. Habla con tu pareja y demuéstrense respeto aun cuando no estén de acuerdo en algún punto, así tus hijos aprenderán la importancia del respeto. Es importante que tus hijos sepan que aunque discutan, se siguen queriendo igual. Cuando tus pequeños se porten mal, sé firme pero no los reprendas con gritos para que no se vuelvan parte de sus hábitos.

 

§  No pongas a tus hijos en medio. Evita que tus hijos tomen partido por alguno de los dos y no los conviertas en tu punto de apoyo. Esto podría dividir a la familia en dos bandos y los involucrará en una dinámica poco saludable.

 

§  Explícale la situación. Si te preguntan porque están discutiendo, explícales que es algo natural que pasa en todas las familias y que tratarán de llegar a un acuerdo que beneficie a todos. Mantén una comunicación abierta y honesta con tus hijos. Decirles que no pasa nada cuando es evidente que hay un problema, sólo logrará confundirlos y generar inseguridad.

 

Importancia de la comunicación

 

Una comunicación efectiva es fundamental para lograr la unidad familiar. Establece las bases de una buena comunicación desde los primeros años para que tus hijos aprendan a expresarse clara y libremente.

 

§  Promueve un ambiente de confianza. Si tus hijos saben que pueden confiar en sus padres, se acercaran a ustedes cuando tengan un problema. Déjales claro que los amas y que no importa lo que pase, siempre estarán ahí para resolver cualquier inquietud y dificultad.

 

§  Platiquen. Aprovechen la hora de la comida o de la cena para hablar de cómo les fue durante el día, de lo que les interesa, de lo que esperan y de lo que les molesta. Hazles saber que para ti es muy importante lo piensan y comparte con ellos tus expectativas y sentimientos.

 

§  Aprende a escucharlos. Deja lo que estás haciendo y escucha con atención lo que tus hijos tienen que contarte. Haz contacto visual con ellos y repite de vez en cuando lo que te dicen o hazles preguntas al respecto.

 

§  Establezcan acuerdos. Discutan en familia las reglas de la casa y tomen en cuenta la opinión de sus hijos. Si sienten que son parte de las decisiones importantes, les será más fácil seguir las normas y respetar los límites, lo que les evitará muchas discusiones.

 

Actividades para promover la integración

 

Una familia unida es la que sabe compartir y disfruta el tiempo con cada uno de sus miembros en un ambiente de respeto, confianza y amor.

 

Hay muchas actividades que ayudan a fortalecer las relaciones familiares y que seguramente los unirán aún más. Aquí te damos algunas ideas:

 

§  Compartan un hobbie. Encuentren una actividad en la que todos puedan participar y que los haga sentir que comparten un objetivo, por ejemplo empezar una colección, jugar en un equipo deportivo familiar, hacer manualidades juntos, etc. Las posibilidades son infinitas.

 

§  Coman juntos. Al menos una vez la semana reúnanse para comer, pueden preparar la comida en casa y participar todos en el proceso, o elegir un restaurante que sea significativo para ustedes. La hora de la comida es ideal para compartir momentos inolvidables.

 

§  Empiecen un álbum. Es una forma de contar su historia y revivir los mejores momentos una y otra vez. Pueden aprovechar para ver videos familiares o sacar su árbol genealógico. Se divertirán y aprenderán mucho de la familia a través de las historias de los abuelos y los tíos.

 

§  Creen nuevas tradiciones. Por ejemplo, celebrar un acontecimiento importante con una salida de fin de semana o una comida especial. Denle rienda suelta a su imaginación y disfruten sus propias tradiciones familiares.

 

§  Realicen un ritual. Antes de dormir puedes contarles una historia, cenar todos juntos y darse un beso de buenas noches. Lo importante es que se convierta en parte de su rutina y que todos participen.

 

§  Jueguen, paseen, diviértanse. Hagan cosas juntos, lo que sea, pero todos juntos. Pueden salir a pasear al perro al parque, ver películas, jugar juegos de mesa, ir a un museo, al cine, a un parque de diversiones o a un balneario. Busquen la oportunidad de pasar más tiempo juntos.

 

Lograr la estabilidad y la unión familiar es un reto diario, no sólo para la mamá, sino para toda la familia. Empiecen por expresarse su amor todos días y poner en práctica el respeto por los demás, estos son los primeros pasos para crear el ambiente ideal donde la familia se sienta segura, libre e integrada.

 

Recuerda que los límites también son indispensables para formar una familia feliz, los niños deben saber que hay reglas que deben respetar y que esta es otra forma de demostrarles su amor.

 

DATOS DE AUTOR

Lic. en Comunicación, egresada de la Universidad Iberoamericana.

 

Referencias:

 

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile
La familia: Concepto
http://www.bcn.cl/ecivica/concefamil

 

 

Centro Psicoanalítico de Madrid 
Algunos aportes de Winnicott para la reflexión en torno al rol de la madre. http://www.centropsicoanaliticomadrid.com/index.php/revista/79-numero-5/210-algunos-aportes-de-winnicott-para-la-reflexion-en-torno-al-rol-de-la-madre