Secciones Permanentes

CUERPO SANO


Vólibol, no solo un deporte de playa
Tenis para niños
Cuidados de la piel del bebé
DE MAMA
El nuevo rol de papá y mamá
Culpa por los excesos navideños
¡Dile adiós a la celulitis!
DE TODO
¿Mascota en casa?, mucho más que una compañía
EN FAMILIA
Los juegos y los juguetes tradicionales mexicanos
Los niños durante las vacaciones
Los videojuegos
ESCUELA PARA PADRES
El rol del padre en la sociedad mexicana
Consecuencias proporcionales en lugar de castigos, 1ª. Parte.
Clasificación de importancia de las faltas
ESCUELA SALUDABLE
Ayúdalos con la tarea y trabajos en casa
Niños con conducta agresiva
Bajo desempeño escolar
EXPERIENCIAS REALES
Brenda Hernández Mendoza 30 años
Sra. María Magdalena Islas Sánchez 52 años
Lizbeth Magdalena Macías Islas 32 años
MEDICINA PREVENTIVA
Importancia de las coronas de acero
¿Cuándo visitar al ortopedista?
Enfermedades clásicas de la infancia
MENTE SANA
Sobreprotección en hijos.
La ilusión y la Navidad en niños
Las mentiras en los niños
NOTICIAS DE SALUD
Tabaquismo afecta la tiroides
El ejercicio, aliado para aliviar la ira
La dieta protege a los niños del asma
NOVEDADES
Responsabilidad y distracción educativa
La importancia del juguete
¡Actividades didácticas!
NUTRICION
Comida “chatarra”: sus consecuencias negativas
Aprende a conservar los alimentos
Protégelos del frío con una alimentación sana
Primer año del bebé
Estimulación temprana
Recomendaciones
Concierto Comparte Vida "Cavallería Rusticana"
Concierto Fernando de la Mora

¡Dile adiós a la celulitis!

¡Dile adiós a la celulitis!

La celulitis es la acumulación de grasa que hay debajo de la piel, lo que produce que en la superficie se vean bultitos que simulan una piel de naranja. Si tienes este problema, existen algunos consejos que pueden ayudarte a solucionarlo.

 

 

Dr. Francisco Pérez Atamoros*

 

 

En nuestro cuerpo tenemos grasa debajo de la piel que nos sirve como aislante térmico, almohadilla y protector de órganos vitales. La celulitis es grasa, pero con la peculiaridad de que se mantiene acumulada dentro de la piel. A través de la grasa hay fibras de colágeno, la que se encuentra en las zonas de celulitis es diferente a la grasa normal. En ella las fibras de colágeno son más gruesas que las normales y presionan la grasa hacia arriba con lo cual la llamada “piel de naranja” es más visible. Además, las zonas con celulitis tienen niveles de líquidos más altos de lo habitual porque poseen unas células que los retienen, con lo cual aumenta la hinchazón en esos lugares.

Se puede comprobar la presencia de celulitis al pellizcar suavemente la piel de la parte superior del muslo. Si al hacerlo se ve que se forman unos hoyuelos que recuerdan a la piel de naranja, probablemente es celulitis.

 

 

La grasa, principal causa
La celulitis se presenta casi en todas las mujeres, probablemente debido a las características hormonales y al tejido conjuntivo que en ellas es más blando y flexible. Ocurre que las células grasas en el hombre tienen disposición a extenderse horizontalmente. En cambio, en las mujeres son de forma esférica y presionan en dirección a la piel.

 

El adipocito es el centro del proceso de formación de la celulitis. Un desequilibrio entre los procesos de acumulación (lipogénesis) y eliminación de grasas (lipolisis) constituye uno de los factores decisivos en la formación de celulitis. En el 95 por ciento de las mujeres, la grasa está almacenada en gran  cantidad debido a que el exceso de glucosa en la alimentación se acumula en el organismo en los adipocitos, donde asociándose con los ácidos grasos libres, forma las grasas.

Asimismo, para que aparezca la celulitis entran en juego básicamente dos factores: una deficiente circulación y los denominados radicales libres, compuestos que se forman en nuestro organismo al exponernos a toxinas que se producen por diversas causas, tabaco, alcohol, contaminación y a veces algunos alimentos (como grasas y azucares).

Los problemas que favorecen la celulitis pueden señalar que nuestra forma de vida no es sana. Quizás debamos tomar precauciones, ya que una mala circulación puede llegar a ser un problema importante para nuestro organismo y provocar serios trastornos de salud.

 

Etapas de la piel de naranja

Hay diferentes etapas en la formación de celulitis. Es más fácil luchar contra ella en un estadio inicial. Su aparición provoca frío y pesadez en las piernas. Éstos pueden ser los primeros síntomas. Dichas etapas son los momentos en los cuales la actividad hormonal de la mujer se encuentra sometida a variaciones:

·      En la pubertad, debido a los estrógenos, los tejidos grasos se desarrollan en algunas zonas típicamente femeninas (caderas glúteos, vientre, muslos).

·      Durante el embarazo, la cantidad de estrógeno aumenta, y esto puede ocasionar la formación de celulitis.

·      En la menopausia, ocurre que algunas mujeres que nunca padecieron piel de naranja anteriormente, la empiecen a tener.

 


Condicionantes o factores de riesgo

 

¿Por qué aparece? Existen una serie de condicionantes que pueden favorecer su aparición:

    Edad: Con los años suele aumentar la grasa acumulada y por lo tanto el riesgo de celulitis.

    Sedentarismo: La posición sentada de forma continuada y el déficit de ejercicio provoca una circulación sanguínea y linfática lenta.

    Exceso de peso: No significa que conlleve necesariamente celulitis. Significa exceso de grasa y mayor riesgo de celulitis. Como norma general el exceso de peso se debe reducir de manera lenta para no provocar flacidez.

    Tabaco: Provoca la formación de numerosos radicales libres, los cuales provocan fibras gruesas de colágeno que empujan la grasa hacia arriba.

    Toxinas en general: Por ejemplo, demasiado café o demasiado azúcar contribuye a aumentar la obstrucción del sistema linfático.

    Deshidratación: Es necesario beber mucho para que nuestro organismo no retenga un exceso de líquidos. Al menos debemos beber de 1 litro y medio a 2 litros diarios.

    Sol: El exceso de sol puede provocar daños en las fibras de colágeno y, además, puede deshidratarnos. También puede disminuir la piel que cubre el tejido subcutáneo con lo que la celulitis será más visible.

    Hormonas: Las hormonas ejercen control sobre el organismo a través de reacciones químicas, aceleran o frenan el metabolismo. Un trastorno hormonal puede aumentar la grasa o la retención de líquidos.

    Estrés: Puede ayudar a formar celulitis. Cuando los músculos se tensan dificultan el paso de la linfa. Además, el estrés estimula la producción de cortisol, el cual favorece el apetito.

    Postura inadecuada: Determinadas posturas provocan una mala circulación. El estar mucho tiempo de pie o sentado puede ocasionar problemas de circulación. También hay que prestar atención a la ropa demasiado ajustada que entorpece la circulación sanguínea.

    Sedentarismo: Si no hacemos ejercicio las toxinas se acumulan, lo mismo que los líquidos. No se trata de estar activo todo el día sin parar, pues el estrés es perjudicial, se trata de practicar ejercicio de forma habitual.

    Estreñimiento: Las sustancias toxicas pasan a la sangre. El hecho de padecer estreñimiento crónico puede favorecer la celulitis por acumulación de toxinas.

    Diabetes: Aumenta el azúcar en sangre y la celulitis empeora por la dificultad de metabolizar el azúcar.

    Alimentación: Un exceso de alimentos que favorece la retención de líquidos y una mala circulación es un factor importante para la aparición de celulitis. También algunas personas tienen dificultad para digerir ciertos alimentos y el tiempo que tarda ese alimento problemático en digerirse produce toxinas.

    Herencia: Es posible que la genética predisponga a tener celulitis con antecedentes familiares con este trastorno.

 


Tipos de celulitis

 

La celulitis puede ser general, local y zonal dependiendo de las zonas que abarque. Suele aparecer con mayor frecuencia en muslos, glúteos y abdomen. Esto es lo más habitual aunque también puede aparecer en menor medida en otras zonas. Podemos clasificarla según su grado en ligera, media y fuerte.

    Ligera: No es visible normalmente de pie. Aparece la piel de naranja al pellizcar de manera suave la piel.

    Media: Las depresiones pueden verse a simple vista en la piel.

    Fuerte: Se ve en cualquier posición, de pie, sentado, etcétera. Resulta dura al tacto y sentimos pesadez sobre todo en las piernas. Según su apariencia puede ser dura, edematosa y blanda.

    Dura: Se acumula básicamente en los muslos, al tacto aparece consistente.

    Edematosa: Duele cuando se toca, normalmente aparece por problemas de circulación en las piernas.

    Blanda: No duele, posee una apariencia esponjosa. Suele aparecer en la parte interna de los muslos.

 


El papel de la dieta

 

Existen alimentos perjudiciales que favorecen la retención de líquidos y la mala circulación: azúcar, grasa saturada, trigo (pasta, pasteles, pizza), cafeína, harina, arroz, alcohol, alimentos salados. En cambio, otros alimentos nos ayudan a combatir la celulitis por sus cualidades positivas para mejorar la circulación, ayudar contra la retención de líquidos y su cantidad de fibra, entre ellos encontramos: legumbres, frutos secos que no estén salados, aguacate, salvado, avena, piña, plátano, sandía, pera, cítricos, espárragos, cebolla, carne de ternera, huevos, pescado azul, pollo, queso con poca grasa, leche semidesnatada, cereales integrales, etcétera.  

 

Otras recomendaciones

·      Tomar 5 raciones de verduras y frutas diariamente.

·      Comer proteínas magras.

·      Realizar 5 comidas en pequeñas raciones.

·      Beber mucha agua (2 litros diarios al menos).

·      Comer despacio y masticar bien los alimentos.

 

El ejercicio físico

·      El ejercicio físico juega un papel fundamental en la prevención y reducción de la celulitis. Además:

·      Activa el metabolismo.

·      Reafirma la piel.

·      Ayuda a quemar grasas.

·      Disminuye el estrés.

·      Mejora nuestra condición física y capacidad respiratoria.

·      Fortalece huesos y sistema locomotor en general. El ejercicio estimula la circulación sanguínea y linfática por la contracción muscular que se produce durante el mismo. Aproximadamente circula 5 veces más sangre cargada de oxígeno.

Para que sea más efectivo en la lucha contra la celulitis debemos combinar diferentes tipos de ejercicios:

a.   Ejercicio aeróbico

Su efecto principal es la reducción de grasas, ya que un ejercicio prolongado utiliza este tipo de nutrimentos en forma mayoritaria. Si se tiene sobrepeso es una parte muy importante del ejercicio. Se pueden hacer diversas actividades, andar, correr, bicicleta, nadar, aeróbics, etcétera. Emplearemos 20-30 minutos diarios. No se debe olvidar realizar estiramientos al final de la sesión.

b.   Ejercicios de tonificación

Es importante el tono muscular. Si poseemos muy poco músculo en caderas y muslos la grasa empuja más la piel y será más visible el efecto de piel de naranja. Además, los músculos gastan más calorías para mantenerse (incluso en reposo) y mejora el aspecto de la piel; ésta luce más tensa. Se pueden realizar este tipo de ejercicios unos 20 minutos al día de 3 a 5 veces por semana.

Si ponemos en práctica esta recomendación:

·       Se reducirá un poco nuestro peso.

·       Se eliminará el exceso de líquido de nuestro cuerpo.

·       Mejorará nuestra piel.

·       Mejorará el tono muscular.

·       Mejorará la circulación sanguínea y linfática.

·       Aumentará la eliminación de toxinas.

 

En resumen

·      Para actuar sobre la piel de naranja, es muy importante controlar la alimentación, evitar una ingesta excesiva de grasas, sal y azúcares de absorción rápida (bollería, pasteles, etcétera) y tomar alimentos ricos en fibra (verduras y frutas).

·      Se debe practicar un ejercicio suave y aeróbico (bicicleta, natación, pasear, caminar, etcétera).

·      No utilizar prendas ajustadas ni tacones muy altos.

·      Evitar el estrés y el insomnio.

 

DATOS DE AUTOR:

* Especialista en Dermatología. Director General de los Centros Dermatológicos Tennyson, Tels.: 5203 5165 y 5086.

 


Bibliografía

 

·       CASADEMUNT, J (2005): Tratamiento natural para combatir la celulitis. Océano. Barcelona.

·       KREMPEL, O (1999): Adiós a la celulitis. Hispano Europea. Barcelona

·       LETUWNIK, S (1998): Glúteos firmes y piernas esbeltas. Hispano Europea. Barcelona

·       MELVIN, H; WILLIAMS, P (2002): Nutrición para la salud, la condición física y el deporte. Paidotribo. Barcelona.

·       VINYES, F. (1990): La linfa y su drenaje manual. Integral. Barcelona.

·       http://www.efdeportes.com