Secciones Permanentes

CUERPO SANO


Vólibol, no solo un deporte de playa
Tenis para niños
Cuidados de la piel del bebé
DE MAMA
El nuevo rol de papá y mamá
Culpa por los excesos navideños
¡Dile adiós a la celulitis!
DE TODO
¿Mascota en casa?, mucho más que una compañía
EN FAMILIA
Los juegos y los juguetes tradicionales mexicanos
Los niños durante las vacaciones
Los videojuegos
ESCUELA PARA PADRES
El rol del padre en la sociedad mexicana
Consecuencias proporcionales en lugar de castigos, 1ª. Parte.
Clasificación de importancia de las faltas
ESCUELA SALUDABLE
Ayúdalos con la tarea y trabajos en casa
Niños con conducta agresiva
Bajo desempeño escolar
EXPERIENCIAS REALES
Brenda Hernández Mendoza 30 años
Sra. María Magdalena Islas Sánchez 52 años
Lizbeth Magdalena Macías Islas 32 años
MEDICINA PREVENTIVA
Importancia de las coronas de acero
¿Cuándo visitar al ortopedista?
Enfermedades clásicas de la infancia
MENTE SANA
Sobreprotección en hijos.
La ilusión y la Navidad en niños
Las mentiras en los niños
NOTICIAS DE SALUD
Tabaquismo afecta la tiroides
El ejercicio, aliado para aliviar la ira
La dieta protege a los niños del asma
NOVEDADES
Responsabilidad y distracción educativa
La importancia del juguete
¡Actividades didácticas!
NUTRICION
Comida “chatarra”: sus consecuencias negativas
Aprende a conservar los alimentos
Protégelos del frío con una alimentación sana
Primer año del bebé
Estimulación temprana
Recomendaciones
Concierto Comparte Vida "Cavallería Rusticana"
Concierto Fernando de la Mora

Bajo desempeño escolar

Bajo desempeño escolar

El bajo desempeño escolar debe ser visto como un síntoma que refleja una conflictiva en el niño que no sólo puede afectar su bienestar emocional, sino que es también una fuente significativa de estrés para los padres.

 

 

Psic. Irvin Camacho Delgado*

 

 

La educación es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de un individuo.

 

Existen distintas razones por las que un niño puede presentar bajo desempeño en la escuela, desde problemas médicos, trastornos específicos del aprendizaje, trastorno por déficit de atención, un medio familiar complicado, problemas emocionales y otros factores que se encuentren en su entorno.

 

Al ser tan variadas las posibles causas, se vuelve necesario identificar con precisión cuál es la razón del pobre desempeño escolar de cada niño en particular para poder atender la dificultad de manera eficaz. Los siguientes puntos se exponen considerando que el contexto escolar ya provee las condiciones adecuadas para permitir el aprendizaje.

 

Los problemas médicos más comunes que tienen relación con un bajo desempeño escolar son:

 

- Trastornos en la visión, como miopía o astigmatismo.

- Trastornos en la audición, como hipoacusia o anacusia.

- Deficiencias en la nutrición que causen sobrepeso o bajo peso.

- Asma, debido a que el niño se ausenta de la escuela o no se presenta a clases de forma frecuente.

- Trastornos del sueño.

 

Los trastornos específicos del aprendizaje más comunes y que tienen un gran impacto en el desarrollo escolar de un niño son: las dificultades en la adquisición y uso del lenguaje (dislexia), en la escritura (disgrafía) y las habilidades matemáticas (discalculia). Estos niños no logran obtener calificaciones que sean un reflejo de sus verdaderas capacidades, debido a que los errores ortográficos, dificultades en la escritura y redacción o la incapacidad para realizar cálculos matemáticos de forma correcta, resultan un obstáculo notable durante la resolución de los exámenes escolares.

 

El trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, dificulta, entre otras cosas, el desarrollo de la capacidad de un niño para captar la información, organizarla y hacer uso de ella. El entrar a un cuarto y olvidar para qué se llegó a allí, no poder recordar que se estaba buscando un lápiz, por ejemplo, es una de las dificultades que implica esta condición. El proceso de aprendizaje requiere en ciertos momentos de poder seguir las instrucciones que se indican en el salón de clases para llegar a la resolución de una tarea, y el trastorno de la atención dificulta poder seguir estas secuencias.

 

Existen factores en el medio familiar vinculados con los logros académicos de un niño. Por ejemplo, padres que no puedan prestar atención a los estudios de su hijo. Una causa frecuente de lo anterior es la condición económica, pues la atención tanto de los padres como, en ocasiones, de los hijos, gira en torno a lograr obtener los recursos para sobrevivir. Estos son casos en que los padres no están afectando intencionalmente la educación de sus hijos, sin embargo, es un origen recurrente de las dificultades escolares.

 

Hay otras condiciones que causan un malestar emocional significativo en los niños, como abandono, agresión entre los padres y divorcio, así como violencia verbal y física. Todos estos factores, junto con los que se mencionaron anteriormente, inhiben la capacidad de aprendizaje debido al estrés emocional que generan. Los estados de depresión o de angustia que pueden resultar de estas condiciones, afectan la capacidad de un niño para poder interesarse por aquello que lo rodea, disminuyendo las posibilidades de que pueda aprovechar las situaciones de aprendizaje a lo largo de un día en la escuela; es probable que se aísle, evite el contacto social, no explore su entorno y que tampoco se involucre en las actividades escolares de forma activa.

 

Como se mencionó, el primer paso para atender el bajo desempeño escolar es identificar la causa. La mejor manera de comenzar es acercándose al maestro de grupo. Incluso el padre más involucrado con la educación de su hijo no puede saber todo sobre lo que le ocurre a éste en la escuela. Por lo tanto, el punto de vista del maestro resulta de gran valor para poder comenzar a comprender la causa de las dificultades académicas. Como padre, se recomienda llevar una lista de preguntas sobre los temas acerca de los que se desee saber y, en el momento de la entrevista, es importante tener en mente que las observaciones otorgadas por el maestro acerca del desenvolvimiento escolar del menor no son mencionadas con la intención de ofender. En la medida en que se pueda mantener una buena comunicación con el maestro, mejor se podrá colaborar para llegar a una solución.

 

La información obtenida a través de la comunicación con el maestro servirá para saber qué dirección de atención seguir. En caso de ser un problema médico, el pediatra podrá aprovechar la información para realizar su diagnóstico e indicar el tratamiento. Cuando el bajo desempeño escolar pueda deberse a un trastorno específico del aprendizaje, será necesario acudir a un neurólogo que pueda realizar las pruebas diagnósticas e indicar las recomendaciones. Es común que niños que presenten estos trastornos necesiten tomar clases remediales. Cuando se sospeche de la presencia de un trastorno por déficit de atención, será necesario consultar con un psiquiatra para que confirme el diagnóstico e indique el tratamiento farmacológico adecuado para reducir los síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad que empobrezcan el desempeño académico.

 

Aquellos estudiantes que presenten problemas emocionales necesitaran acudir a tratamiento con un psicoterapeuta. Éste les ayudará a darse cuenta y entender lo que les ocurre, permitiéndoles desarrollar los recursos que les permitirá adaptarse mejor a su medio escolar. A su vez, el terapeuta realizará su labor de cerca con los padres para saber más acerca de los eventos en la vida de su paciente y colaborar con ellos en su tratamiento.

 

Para concluir, vale la pena mencionar que el desempeño escolar en realidad va más allá de las calificaciones plasmadas en un reporte de evaluación bimestral. Una búsqueda obstinada de parte de los padres porque sus hijos obtengan las mejores calificaciones sólo por la calificación en sí, también puede entorpecer su proceso de aprendizaje. Una puntuación es sólo uno entre varios indicadores del desarrollo académico; el mejor indicador se percibe a través de un cambio real en el niño que haya sido producto de su aprendizaje durante situaciones académicas, sociales y emocionales en la escuela. Estos son alumnos que llevan a cabo muchas de las tareas escolares con un interés genuino y no sólo por la presión de una calificación. Son estos los logros que ayudan al niño a alcanzar una satisfacción personal durante su vida posterior.

 

DATOS DE AUTOR

 

Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Atención Previa Cita:

México D.F. Teléfonos:   5553 3599 y 5286 6550. Email: spp@spm.org.mx

Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com

Metepec; Edo. México. Teléfono: 2153024. Email: spmtoluca@gmail.com